El destino fatal

La creencia en el destino (fatum, en latín), muchas veces un destino fatal, aparece en varias obras de la literatura grecolatina. Edipo es un ejemplo de personaje condenado a un destino trágico. Para los que no la habéis leído,aquí va un pequeño resumen de su historia (que ya nos ha contado Inés). En el margen puedes ver un cuadro de Moreau, “Edipo y la esfinge”:

Layo, rey de Tebas, casado con Yocasta, ante la imposibilidad de tener hijos deciden consultar al oráculo de Delfos que les indica que si engendran un hijo, este dará muerte al padre. Tras esto, deciden no mantener relaciones sexuales durante un tiempo, mas una noche se embriagan y conciben a tan fatídico hijo.

Al poco de nacer el niño, Layo se lo entrega a un sirviente  para que lo abandone a una muerte segura en el monte Citerón, no sin antes atravesarle los pies (nadie recogería a un bebé tullido). De ahí procede el nombre de Edipo (Oidipous: pie hinchado). El sirviente se apiada del niño y se lo entrega a un pastor corinto, este se lo entrega a sus reyes, Pólibo y Mérope, quienes, por no haber podido concebir hijos, reciben al recién nacido con gozo y lo crían como si fuese suyo. Durante un banquete un invitado borracho se mofa de Edipo diciéndole que no es hijo de los reyes por lo que, el héroe, ante las profundas dudas consulta al oráculo. El dios de Delfos no le responde sobre su origen, solo le repite el oráculo dado a Layo: que matará a su padre añadiendo que se casará con su madre y tendrá hijos con ella. Considerando que se refiere a Pólibo y Mérope, Edipo dirige sus pasos lejos de Corinto y se dirige a Tebas. Allí, ante la muerte de Layo, muerto sin descendencia, su cuñado Creonte, hermano de Yocasta, se hace con el trono. Edipo, tras una serie de sucesos, se casará con Yocasta, su verdadera madre, con la que tendrá varios hijos: dos niñas Antígona e Ismene y dos varones, Etéocles y Polinices.

Marcel Baschet (1862 – 1941): Edipo maldice a Polinices(Œdipe condamne Polynice), en presencia de Antígona e Ismene.

En esta entrada anterior puedes encontrar más información sobre  Edipo.

Anuncios

Mujeres abandonadas en la Grecia clásica

De novo Penélope escríbelle a Circe: “(…) Medea, a miña doce Medea, a miña meniña rebuldeira, aquela que levada polo amor trocara a súa xentileza en argucias e a súa candidez en perversiddae, vaise vingar de Xasón do xeito máis abominabel e cruel que se coñece. Vaino obrigar a renunciar a todo aquilo ao que ela renuciou por seguilo. Vaille quitar o único que estima. Sabe que será un acto terríbel co que ela mesma se mutiliará no máis profundo e borrará do seu ser calquera rastro de humanidade. Mais será tamén un novo acto de rebeldía contra o poder dos homes, un atentado contra as leis da primoxenitura. (…)

Páxina 115, Circe ou o pracer do azul

Es Medea un ejemplo, junto con Ariadna, de mujer abandonada en la literatura clásica.

Eugène Delacroix: Medea furiosa (Médée furieuse, 1862).

  Medea es la protagonista de la saga de los argonautas. El héroe Jasón, que se ha criado lejos de su país natal, Yolcos, regresa a este después de que su padre haya sido suplantado en el trono por su tío Pelias.

El usurpador es avisado por un adivino que debe guardarse de un hombre con una sola sandalia y, pensando que es Jasón, lo envía a la aventura imposible de conquistar el Velloncillo de Oro (la piel dorada de un carnero mágico). Este reúne a sus amigos los argonautas y llega hasta el confín de la tierra, la Cólquide. Allí logra el botín gracias a Medea, hija del rey Colco Eetes, la cual rebelándose contra su padre , y empleando sus artes mágicas, le ayuda a superar las pruebas necesarias para hacerse con el velloncillo. Medea traiciona así a su padre y a su patria por amor a un extraño. Se casa con él, pero Jasón le es infiel y la abandona, lo que impulsa a la heroína a una bárbara venganza: dar muerte a la nueva prometida y a los hijos que tuvo con Jasón.

 

La historia de Medea es recreada en los escenarios por tu ya conocido Eurípides:

El director de cine Pier Paolo Pasolini:

El abandono también es sufrido por Ariadna, quien con un ovillo había ayudado a Teseo a salir del famoso Laberinto que encerraba al Minotauro, un monstruo mitad toro, mitad hombre. Teseo prometió llevar a Ariadna consigo a Atenas, pero la abandonó en la isla de Naxos.

En las Heroidas de Ovidio, obra que inventa cartas de amantes míticos, se recoge la queja de la amada:

Me has mostrado que cualquier linaje de fieras es más tratable que tú. ¡A nadie podía haberme confiado peor que a ti! Las palabras que estás leyendo te las envío, Teseo, desde aquella playa de las que las velas se llevaron tu nave sin mí, y en la que para mi desgracia me traicionó mi sueño, y tú, que te conjuraste criminalmente con mi sueño.

Era el momento en que la cristalina escarcha comienza a salpicar la tierra, y las aves a quejarse, ocultas entre el follaje. Aún no despierta del todo, amodorrada por el sueño, moví mis manos, incorporándome, para abrazar a Teseo. No había nadie. Retiro mis manos y por segunda vez palpo y muevo los brazos por el lecho. No había nadie. Retiro mis manos y por segunda vez palpo y muevo los brazos por el lecho. No había nadie. Los temores sacudieron el sueño; aterrorizada me levanto, y mis miembros se lanzaron fuera del lecho solitario. Enseguida resonó mi pecho al golpe de las palmas y, según me encontraba, despeinada por haber estado durmiendo, me arranqué los cabellos. Había luna. Miro por si puedo ver algo que no sea la playa, pero mis ojos no tienen nada que mirar que no sea la playa. Unas veces hacia aquí, otras hacia allí y hacia ambos lados corro sin orden, y la espesa arena refrena mis pies de muchacha. Mientras tanto, cuando gritaba por toda la playa: “¡Teseo!”, los huecos roquedales me devolvían tu nombre, y cuantas veces yo te llamaba, te llamaba otras tanta el lugar mismo; el mismo lugar quería prestar ayuda a la desgraciada. Había un monte; se divisan en lo alto unos pocos matorrales; desde ahí cuelga un escollo, roído por las sonoras aguas. Lo escalo. El coraje me daba fuerzas. Y así puedo medir con la mirada la alta mar en toda su extensión. Desde allí -pues también los vientos fueron crueles conmigo- contemplé los lienzos tensos por el arrebatado Noto. O los vi, o tal vez fue que creí haberlos visto. Me quedé más fría que el hielo y apenas viva.

(Aquí puedes leer la epístola completa)

A continuación puedes ver un magnífico cortometraje de Sebastian Heda sobre Picasso y sus dibujos de Minotauros.

 

“When I am laid in earth”

Otro de los temas abordados en la literatura griega y latina es la muerte por amor.

El poeta romano, Virgilio es el autor de la obra más importante de la épica latina: la Eneida.

La primera parte de esta epopeya toma como modelo la Odisea. El héroe troyano Eneas emprende una larga travesía por mar desde la Troya incendiada  en busca de una nueva tierra donde establecerse: Italia. Dido es la reina de Cartago, a donde llega Eneas tras uno de sus múltiples periplos. Tras una intensa historia de amor, el héroe, por mandato de los dioses, se ve obligado a dejarla para continuar su camino  y llegar a Italia, donde ha de fundar una nueva ciudad. Dido no acepta el abandono y decide suicidarse prendiendo una gigantesca pira.  La segunda parte, influida por la Ilíada, narra los combates de los troyanos en la península itálica, en lo que constituye un relato épico de fundación de la nación romana.

Jessye Norman  canta el aria también conocida como “Lamento de Dido“, de la ópera Dido and Aeneas (1682) de Henry Purcell.

Otra mujer “antigua” que vive un amor  apasionado y trágico es Fedra, cuya historia será representada en el teatro por Séneca. Esta mujer, hermana de Ariadna, es abandonada por su esposo Teseo. Cuando esto ocurre se enamora de su hijastro Hipólito, que la rechazará. Ante este hecho, se suicida tras escribir que él había intentado violarla. Teseo, enfurecido, mata a su hijo y conoce la verdad demasiado tarde. Tanto el dramaturgo griego Eurípides (480- 406 a. C.) como el latino Séneca (4 a.C.-  65 d.C.) se ocuparon de esta historia mítica.

A partir de una visión de Fedra hecha por Juan Mayorga para el Festival de Mérida, dirigida por José Carlos Plaza.

 

Las mujeres rebeldes de la literatura clásica

Ya en la literatura clásica aparecen ejemplos de mujeres rebeldes. El mayor ejemplo de rebeldía femenina sería el de Antígona, hija de Edipo, cuya historia es una exposición del primer acto de desobediencia civil , término acuñado por Thoreau, autor a quien ya conoces. Era el escritor que inauguraba los encuentros literarios en El club de los poetas muertos:

Tras el cerco de Tebas con la derrota de los sitiadores, Creonte, como nuevo rey, proclama que, por traidor a la ciudad, se prive a su sobrino Polinices de los ritos fúnebres. Frente a esto, Antígona, hermana del muerto, decide desobedecer esta ley. Sófocles vierte su historia en la tragedia Antígona. En esta entrada anterior puedes encontrar más información sobre la modernidad y la trascendencia de Antígona.

 Antígona (Frederic Leighton, 1830-1896).

En un tono más cómico, el mayor representante de la comedia griega Aristófanes nos cuenta la historia de Lisístrata. Esta es una mujer ateniense, que harta ya de no ver a su marido, pues este está siempre en guerras, decide reunir a un grupo de mujeres y les plantea que  cree tener  la solución para acabar con la guerra del Peloponeso: la abstención sexual. Las mujeres toman la Acrópolis ateniense y llevan a cabo su plan. Aquí puedes leer una entrada sobre Lisístrata.

Archivo:Lisistrata antigua 015.jpg

Otro ejemplo de mujeres rebeldes es el que Eurípides  recoge en Las troyanas. Se trata de un drama protagonizado por mujeres, que lamentan las desgracias que traen consigo las guerras y cómo son invitadas por los guerreros vencedores a resignarse. Deben aceptar y ser sumisas a los maridos que les toque en suerte. Solo Casandra se rebelará ante tal resignación. Helena, causante de la guerra, pasa a un papel secundario y Hécuba, que ha perdido a su marido, hija, hijos y nieto, es la protagonista.

Fragmento de la representación de la obra Las Troyanas dirigida por Mario Gas.

De alguna de esas mujeres habla así Penélope en una carta que esta le dirige a Circe en la obra de lectura optativa  Circe ou o pracer do azul:

“(…) Helena foi recuperada por Menelao e devolta a Esparta xa non como esposa, mais como trofeo, e ten agora que se resignar a vivir xunto ao átrida como serva conquistada, sen posibiliddae de reaccionar ante ningunha das aldraxes que o seu amo e marido se congratula en lle causar. O seu nome é odiado e maldecido por todos a quen a guerra non trouxo gloria nin riquezas, senón desgrazas e morte. Ela, que só quixo saberse amada, que só pretendeu seguir sendo a fermosa cativa aloumiñada e benquerida por cantos a rodeaban, vese agora presa do desprezo de quen antes tanto loaba a súa beleza. Helena encanece e murcha rodeada de odio e carente de toda estima. Din que foi a beleza a causa da súa perdición, mais non tal, foi a súa necesidade de amar e de se sentir amada o que lle aparellou a desgraza(…)”

Páxinas 134-135, Circe ou o pracer do azul

Pedro Guerra canta a esa Casandra mitológica:

E Ismael Serrano habla así de ella:

La Lisístrata de Gata Cattana

Esta es la “Lisístrata” que escuchamos en clase gracias a Alba:

Gata Cattana, Rapeadora de noche. Poetisa de día. Politóloga a ratos (tal como ella misma se define)

Yo no camelo perfumes de Nina Ricci,
soy más de libros de la Silvia Federicci,
será mejor que trates mejor a esas bitches,
no sea que de repente me escuchen y se compinchen.
Os lo tengo dicho, os lo dejo hecho,
al punto, la teoría King-Kong no? apunta.
Facilito tronco, deja de poner impedimentos,
deja de ser un experimento.
Déjame ser otra cosa que no sea un cuerpo.
Deja de follarme con los ojos ya de paso
cuando paso por la calle sola en todo momento,
porque me cago en to’.
En pleno siglo veintiuno,
que tenga que venir la Ana a rebatir a Froid,
la tradición es larga desde Nietzsche hasta Unamuno,
de Aristóteles a Darwin, desde Franco hasta Rajoy.
De aquellos barros, estos lodos, sé por dónde voy,
que las cosas no han cambiao demasiado a día de hoy.
Haciendo make it rain a lo hard candy,
modus operandi, rayaos, estampaos rollo punky.

Eres la puerta del demonio,
eres la que quebró el sello de aquel árbol prohibido,
eres la primera desertora de la ley divina.
Eres la que condenó a aquel a quien el diablo no fue suficiente para atacar,
así de fácil destruiste la imagen de Dios y el hombre,
a causa de tu decepción, mujer.

Que venga Dios y lo vea,
como a Gea se la marginó,
ardió en la hoguera con tres brujas durante la inquisición,
vale, que monten sus ministros

Gea, por Anselm Feuerbach (1875). Fresco del techo de la Academia de Bellas Artes de Viena.

festivales feministas contra la segregación,
alimentando el tópico con discriminación
positiva que es mentira, no es ninguna solución,
yo hago lo que quiero bajo el “Niña no andes sola”,
mujer en toda regla, poetisa con mayúscula.
Descontrola por la ciudad cantando hardcore,
con camisa y tacones altos.
Con la moral muy por encima de sus cuentos,
como la de otras tantas putas que mueren callando.
Y ando cayendo ya, encallándome en mi
propia guerra cívil como Lisístrata.
Sin más que decir, que aportar a la causa
Rosa Luxemburgo, campo amor, guerra amazona,
vestal romana, sendero impío hacia la vida humana,
Keny Arkana (…)
Yo os invoco hijas de Eva buscando una luz,
buscando una luz, buscando una luz,
Yo os invoco hijas de Eva buscando una luz,
buscando una luz, buscando una luz.
Yo os invoco hijas de Eva…

Resultado de imagen de rosa luxemburgo
Desde que Prometeo les mostró el truco del fuego
sometieron nuestro ego deste Atenas a Estambul.
Tú y cuántos cómo tú contra estas dos titánides
corre ve y dile a aquel que no vamos a ser tan dóciles
Imbéciles se creen que son la élite y caerán
por su propio peso cuando rescate a Eurídice
Lapídame, humíllame, si quieres ponme un burka
arráncame la voz y el clítoris pa’ ser más pulcra.
Escóndeme, tápame bien ese escote impuro,
no sea que te pervierta o te transporte al lado oscuro,
no sea que te intoxique con mi psique de cianuro.
La mujer es el diablo eso seguro, ten cuidao.
Y ando cayendo ya, encallándome en mi
propia guerra cívil como Lisístrata.
Sin más que decir, que apuntar a la causa
un tributo a mis musas que luchan…

Diciendo que la mujer, si no es prostituta es que es tonta,
pero si es que no es ninguna de las dos, lo que sí es seguro es que es mala.
Las mujeres no somos ni malévolas, ni malignas,
no enjendramos el demonio, y tampoco somos santas
porque nos santificamos cuando llegamos a ser madres.
Las mujeres somos mujeres.

¿Le gustaría a Aristófanes? A nosotras sí. Aquí podéis escuchar algunas canciones del disco de Gata Cattana,”Los siete contra Tebas”*.

Muchas de las canciones aluden a algunas de las obras que leeremos, como “Antígona.

*Los siete contra Tebas también hace referencia uno de los episodios más conocidos de la mitología griega.

Alba, ¡¡¡¡muchas gracias por presentarnos a Gata Cattana!!!

Lisístrata, la que disuelve el ejército

Seguimos en Grecia, pero ahora vamos a la risa (peligrosa y subversiva. Recordemos que la segunda parte de la Poética de  Aristóteles (supuestamente perdida) fue fuente de asesinatos en El nombre de la rosa,reconocida novela de Umberto Eco). De Sófocles pasamos a Aristófanes, uno de los padres de la comedia griega.

1222445444288_f

(Procedencia de la imagen)

Aunque ya lo hemos comentado en clase aquí tienes un pequeño vídeo sobre los orígenes y las características de la comedia griega:

Y aquí un fragmento de la obra. A ver qué te parece:

LISISTRATA: Nosotras en la guerra anterior nos callamos. Por nuestra buena educación, todo lo que hacían lo aguantábamos, no nos dejaban ni gruñir, pero no nos gustaba. Intensificaban la guerra y les preguntábamos con buena educación: “¿Qué es lo último sobre la guerra? ¿Qué cosas decretaron en la Asamblea de hoy? ¿Qué hay de la tregua?” “¿Y a ti qué?”, decía el marido. “¿No vas a callarte?” Y yo me callaba.
CLEÓNICA: Pues yo nunca me callaba
COMISARIO: Y te pegaba.
LISISTRATA: Por eso yo me callaba. Pero nos enterábamos de decisiones cada vez peores. Y entonces preguntábamos: “¿Cómo hacen estas cosas, marido mío, de forma tan estúpida?” Y él enseguida, con mirada rencorosa, decía, “Vaya a remendar el pantalón. La guerra es cosa de los hombres.”
COMISARIO: Con razón lo decía, por Zeus.
LISÍSTRATA: ¿Cómo que con razón, desgraciado? Tratábamos de avisarles pero se negaron escuchar los consejos. Entonces desastre. Por toda la ciudad lloraban “No quedan jóvenes en el país.” Entonces decidimos las esposas que nos tocaba a nosotras salvar a Grecia. ¿Por qué esperar? Así, cállense la boca como hacíamos nosotras y nosotras les salvamos de sí mismos.

Aristófanes, Lisístrata (traducción de Jack Warner)

En tus apuntes están recogidas algunas de las obras de Aristófanes. Tú vas a  leer Lisístrata. Puedes cogerla en la biblioteca o leerla aquí.  Es un libro de lectura optativa. El trabajo consistirá en leer la obra y  dramatizar (con algún compañero/a) tres momentos relevantes de la obra. Valoraré la correcta interpretación de los mismos pero también la puesta en escena. Al acabar la dramatización haré una pequeña entrevista oral sobre la obra.

Para inspirarte puedes ver este fragmento de Lisístrata en el festival de Mérida. Esta está interpretada por Paco León:

Aquí queda un trailer de la película (no es muy buena) dirigida por Francesc Bellmunt. El filme está basado en el cómic de Ralf König:

Para los que estudiáis griego, aquí tenéis el cómic en griego.

Por si te sirve de ayuda quizás debas conocer qué ocurrió en la Guerra del Peloponeso y cómo se gestó y se desarrolló este conflicto bélico.

¿El complejo de Edipo o el caso Esfinge?

La primera lectura del Edipo Rey de Sófocles que realizó García Márquez fue en 1949 con apenas veintidos años. El novelista colombiano describía perfectamente el efecto que le produjo esta primera lectura en uno de los múltiples talleres de guión que ha impartido y decía:

Casi me atrevería a decir que Edipo rey fue la primera gran conmoción intelectual de mi vida. Ya yo sabía que iba a ser escritor y cuando leí aquello, me dije: “Éste es el tipo de cosas que quiero escribir”. Yo había publicado algunos cuentos y, mientras trabajaba en Cartagena como periodista, estaba tratando de ver si terminaba una novela. Recuerdo que una noche hablaba de literatura con un amigo -Gustabo Ibarra Merlano, que además de poeta es el hombre que más sabe en Colombia sobre derechos de aduana–, y viene y me dice: “Nunca llegarás a nada mientras no leas a los clásicos griegos”. Yo me quedé muy impresionado, así que esa misma noche lo acompañé a su casa y me puso en las manos un tomo de tragedias griegas. Me fui a mi cuarto, me acosté, empecé a leer el libro por la primera página -era Edipo Rey precisamente-y no lo podía creer. Leía, y leía, y leía -empecé como a las dos de la madrugada y ya estaba amaneciendo–, y cuanto más leía, más quería leer. Yo creo que desde entonces no he dejado de leer esa bendita obra. Me la sé de memoria. (Gabriel García Márquez, 2003: 106)

Lo que acabas de leer es un fragmento extraído de este estudio a propósito de la película Edipo Alcalde cuyo autor es Manuel Caballero Pino. Aquí puedes ver varios fragmentos de la película referida:

Con algunos años menos que Gabo tú también vas a leer Edipo rey. Este era, como sabes, el padre de Antígona. Puedes encontrar la obra en la biblioteca o en este enlace. Si te apatece que te la lean, puedes escucharla aquí:

Cuando la hayas leído puedes ver la visión que de esta tragedia tienen Les Luthiers:

Aquí tienes la letra:

Edipo de Tebas”

De Edipo de Tebas haciendo memoria
os cuento la historia con penas y glorias,
de Edipo de Tebas.
Le dijo el oráculo, Edipo, tu vida
se pone movida, serás parricida,
le dijo el oráculo.
Seguía diciendo, si bien yo detesto
hablarte de esto, se viene, se viene un incesto,
seguía diciendo.
Sabiendo tal cosa, su padre, el rey Layo,
veloz como un rayo le dijo a un lacayo,
sabiendo tal cosa:
Te irás con mi hijo, no quiero que crezca,
haz tú que perezca como te parezca,
te irás con mi hijo.
Cumplida la orden, el muy desdichado,
con los pies atados, quedóse, quedóse colgado,
cumplida la orden.
Edipo salvóse y a Layo matólo,
peleándolo él solo al cielo enviólo,
Edipo salvóse.

Semanas más tarde, a Tebas avanza,
resolver alcanza cierta adivinanza,
semanas más tarde.
La Esfinge de Tebas, al ser derrotada,
se ofusca, se enfada, y se hace, y se hace pomada,
la Esfinge de Tebas.Y sin darse cuenta, casado el está,
con quien saben ya, su propia mamá!
y sin darse cuenta…
De sus propios hijos hay largas secuelas,
y aunque esto le duela, Yocasta es abuela,
de sus propios hijos.
Edipo al saberlo en una entrevista
con su analista se quita, se quita la vista,
Edipo al saberlo.
Al ver a una esfinge planteando un dilema,
huíd del problema cambiando de tema,
al ver a una esfinge.
Madres amantes, tomad precauciones
con las efusiones de hijos varones,
madres amantes.
Por no repetir la historia nefasta
de Edipo y Yocasta, lo dicho, lo dicho ya basta,
por no repetir.

Y ahora con la sonrisa en los labios, puedes abordar la seriedad de la tragedia. Realiza el siguiente trabajo sobre la obra. Recuerda que tanto la lectura de la obra como la realización es voluntaria. Se compensará con la subida de 0´5 puntos en la evaluación final de junio. Contesta a las preguntas de cada bloque redactando un texto, no de manera aislada.

TRABAJO DE LECTURA

Edipo rey es una obra dramática que cosntituye una parte de las leyendas más famosas de la antigua Grecia: el momento cumbre de la vida de Edipo.

Estructura y argumento

Edipo rey puede leerse como una obra casi detectivesca. Edipo tiene que resolver dos enigmas: el propuesto por la Esfinge y también el de su propia identidad. El segundo se plantea casi como un caso policial (salvando todas las distancias, recordemos que la literatura policíaca es más moderna) en el cual el propio Edipo va atando una serie de cabos, de pistas que lo llevan, finalmente, a descubrir quién es en realidad. Este caso se ajusta a un esquema estructural casi perfecto. Veamos cómo se desarrolla esta investigación:

  • ¿Cuál es el motivo que sirve de inicio a la obra?
  • Un momento crucial, dentro de la tensión dramática que esta obra contiene, es la exigencia del coro a Edipo para que busque a Tiresias. ¿Qué describen los primeros versos del coro?
  • El siguiente motivo de tensión es la declaración de Tiresias. Después del diálogo entre Tiresias y Edipo, ¿a qué conclusión llega este?
  • La tensión sube cuando Edipo dialoga con su esposa y madre, Yocasta. esta, ¿qué le aconseja?
  • El clímax de la obra tiene dos desenlaces tras la llegada del anciano pastor. Explica cuáles son esos dos momentos culminantes de la acción.

El marco espacio-temporal

Ya sabes que las tragedias clásicas respetaban la regla de las tres unidades de tiempo, lugar y acción. Esta norma la desharía Lope de Vega en el Barroco su Arte nuevo de hacer comedias (como recordaba Carlos)

(Procedencia de la imagen)

y posteriormente los dramaturgos románticos.

  • ¿Hay alusiones al tiempo en la obra? Recuerda las palabras de Edipo sobre la tardanza de Creonte. ¿Hay lapsos temporales? ¿Cuáles?
  • ¿En qué ambiente espacial se desarrolla la obra? Ese lugar, ¿aparece en más tragedias de la época? ¿Cuáles? ¿Qué otros lugares se nombran y qué incidencia tienen en la acción?

Personajes

  • El coro: como habrás observado hay cinco intervenciones amplias del coro en las que un grupo canta una estrofa y otro la antiestrofa, ¿qué función tiene el coro en la obra? ¿Cuál es la función del corifeo?
  • Creonte: ¿qué sabes de este personaje? ¿Se podría decir que es un oponente de Edipo o un ayudante?
  • Yocasta: ¿cuál es la actitud de esta respecto al descubrimiento de la verdad? ¿Por qué se suicida si ella no es culpable del destino de Edipo? Describe a Yocasta con cinco adjetivos y justifica por qué has elegido cada uno. La imagen de la derecha es una miniatura para la obra de Boccaccio De claris mulieribus.

  • Tiresias: este ciego adivino ya ha aparecido en otras tragedias, ¿cuáles? ¿Qué función desempeña?
  • Edipo: describe la evolución de Edipo desde que está en lo más alto del poder hasta su ruina total. ¿Qué resgos destacarías de este personaje?

Temas

  • Algunos críticos han visto en la obra un símbolo de la búsqueda de la verdad y de los daños y perjuicios que ocasiona llegar hasta el conocimiento, la sabiduría. ¿Está tú de acuerdo con esta opinión? Explica tu respuesta.
  • También podríamos decir que la obra constituye una batalla inútil contra el destino ineludible o el poder de los dioses. ¿En qué sentido se puede afirmar esto? Otras obras que plantean el mismo debate: libertad frente a presdestinación es La vida es sueño de Pedro Calderón de la Barca, autor teatral del siglo XVII. En esta obra Segismundo también tiene que enfrentarse a una profecía. Investiga cuál.
  • Freud, el famoso psiquiatra que ayudó a sentar las bases del Surrealismo (¿lo recuerdas?) elaboró la teoría del psicoanálisis en la cual es fundamental el complejo de Edipo. “(…) Según la célebre formulación, en la infancia de todo ser humano hay una etapa de desarrollo de una atracción sexual inconsciente por la madre que se manifiesta en sueños eróticos o sexuales con ella; por otra parte, surge en el niño un sentimiento inconsciente de odio hacia la figura del padre.(…) El mito griego suministró a Freud un modelo para desarrollar esta teoría.  Busca en la tragedia aquellas partes que le permitieron a Freud la formulación del complejo: ten en cuenta la presencia de los sueños y una posible interpretación del dios Apolo como imagen suprema de la norma y la ley. (…)”
  • El mismo psquiatra también habló del complejo de Electra. Busca información sobre el mismo y relaciónalo con Electra. ¿Quién es este personaje? ¿Cómo es su historia? ¿Qué autores griegos nos hablaron de ella?
  • ¿Qué otros temas puedes ver tú en la obra?

Edipo en la pintura

El calado de Edipo fue tan grande que la pintura, el cine y la música se han hecho eco de su tragedia. Dentro de los distintos episodios de la narración mítica, la pintura ha resaltado, principalmente el del certamen de sabiduría entre la Esfinge y Edipo.  Este monstruo impone. como sabes, a los tebanos un desafío mortal.

Sphinx por Franz von Stuck

El enigma versa sobre las tres edades del hombre. “(…)  Cualquiera que se enfrente al enigma pone a riesgo su vida y la resolución conlleva la salvación para sí mismo y para la ciudad: en definitiva, el conocimiento se convierte en una lucha e instancia supremas para la vida del hombre: la prueba no requiere destreza_ como las pruebas a las que es sometido Dédalo_ no valor o fortaleza_ como los trabajos heroicos de Teseo o Heracles_; lo que se requiere aquí es sabiduría.(…)

Este episodio ya fue célebre en la cerámica griega y a lo largo de los siglos venideros ha seguido encontrando un interesante eco(…)”

Copa ática del pintor de Edipo conservada en el Museo Vaticano. Procedencia de la imagen

IngresOdipusAndSphinx.jpg

Edipo y la esfinge, del pintor neoclásico Ingres

Gustave Moreau 005.jpg Edipo y la esfinge del simbolista Gustave Moreau

También simbolista es este otro Edipo y esfinge. En este caso, el autor es Odilon Redon

https://elcastillodekafka.files.wordpress.com/2012/10/1869-el-caballero-mistico.jpg?w=331&h=420

Y ya más vanguardistas, enmarcadas en el Surrealismo y con el poso del psicoanálisis freudiano destacan:

https://elcastillodekafka.files.wordpress.com/2012/10/giorgio-di-chirico-edipo-y-la-esfinge.jpg?w=660Edipo y la esfinge, de Giorgio de Chirico

https://elcastillodekafka.files.wordpress.com/2012/10/francis-bacon_edipo-y-la-esfinge.jpg?w=660

Edipo y la esfinge, Francis Bacon

https://elcastillodekafka.files.wordpress.com/2012/10/max-ernst-edipo-rey-1921.jpg?w=449&h=410

Max Ernst  Edipo Rey

https://elcastillodekafka.files.wordpress.com/2012/10/max-ernst-edipo-collage.gif?w=660

Max Ernst: Collage Edipo

Otros cuadros que recogen escenas de la obra son los que siguen:

Forbas salvando a Edipo (A.D. Chaudet, finales del s. XVIII)

Marcel Baschet: Edipo maldice a Polynice, en presencia de Antígona e Ismene

Edipo en Colono, de Fulchran-Jean Harriet (1798)

https://elcastillodekafka.files.wordpress.com/2012/10/edipo-antigona1.jpg?w=404&h=605

El pintor neoclásico polaco Antoni Brodowski nos presenta a Edipo desterrado deTebas en compañía de su hija Antígona

  • Elige una imagen y escribe un diálogo entre los personajes protagonistas. Si lo prefieres puedes redactar un monólogo.

Edipo en la música

Aunque seguramente haya muchas obras musicales que le deben inspiración y aliento a esta obra de Sófocles (en esta página puedes encontrar muchas obras) voy a resaltar algunas:

La ópera Edipo Rey de Cocteau e Ígor Stravinski

En 1936, nueve años después de la anterior, se estrena en París otra ópera del mismo rey compuesta por Enescu.

Basada en esta última La fura dels Baus crea este espectáculo:

En la canción The end de The Doors tiene también pueden rastrearse  reminiscencias de Edipo:

Esta canción es la banda sonora de la película  Apocalypse Now.

Más reciente es esta canción llamada Edipo de Def con Dos:

Edipo en el cine

La entrada comenzaba con una referencia cinematográfica de Edipo. Para que sea circular también queremos acabar con cine: Edipo re, de Pasolini. Aquí tienes un trailer en italiano. Como conoces la historia no te será difícil ubicar las escenas:

BIBLIOGRAFÍA:

Además de los enlaces que se muestran en la entrada, para la confección de la misma se han empleado las siguientes fuentes:

_ Cano Cuenca, Jorge, Introd. y Epílogo a Sófocles, Edipo Rey, Madrid, Cátedra Base, 2010 (los textos que aparecen entre comillas están extraídos del Epílogo de la obra citada)
– Cuenca, Luis Alberto de, Prólogo a Sófocles, Tragedias completas, Madrid, Edaf, 1990.

_   Villanueva, Graciela, “De Tebas a la zona: derroteros policiales del mito de Edipo

Por otro lado, aquí también puedes encontar un interesante estudio de la misma.