En una estación de metro

La aparición de estos rostros en la multitud;
Pétalos en una rama oscura y húmeda.

He aquí un ejemplo de poesía pura escrito por Ezra Pound, padre del Imagismo, caracterizado por experimentar con la metáfora y la lengua lírica bajo la influencia del Extremo Oriente y de los haikús japoneses. Aquí puedes leer los haikus que compusieron las alumnas y alumnos de Literatura Universal del curso pasado.

Ezra Pound por Richard Avedon

Imagen extraída de aquí

El concepto de  poesía pura de Pound, encarnada en Francia por el poeta maldito Verlaine, sin duda,  influyó en la poesía cultivada por Juan Ramón Jiménez en su  etapa novecentista, la segunda (la que se fue desnudando de los ropajes modernistas) y en la concepción del arte defendida por los autores de la Generación del 14.

Esta poesía pura está basada  en la búsqueda de la precisión absoluta. Para ello se sirvió de instrumentos como: construcción de frases concisas, sencillas, breves; omisión de todo término superfluo: búsqueda de la palabra exacta; supresión de redundancias y complicaciones innecesarias y huida de la expresión personal y de la propia emoción.  Cantares fue su obra maestra en la que hace una crítica a la usura y la reivindicación de los bienes y valores sociales. En el libro citado se encuentra este poema:

Resultado de imagen de cantares ezra pound

Id, cantos míos, al solitario y al insatisfecho,
Id también al neurótico, al acomodaticio,
llevadles mi desprecio hacia sus opresores.

Id como una gigantesca ola de hielo,
llevad mi desprecio por los opresores

Hablad contra la represión del inconsciente,
hablad contra la tiranía de los imitadores

Hablad contra las cadenas,
Id a la burguesa que agoniza de hastío,
Id a las mujeres de las zonas residenciales,
Id a las desparejadas,
Id a aquellas que esconden su fracaso,
Id a las mal casadas,
Id a la esposa comprada,
Id a la mujer que es una carga.
Id a los que tienen un delicado deseo,
Id a aquellos cuyos frágiles anhelos son desbaratados,
Id como una plaga contra la estolidez del mundo;
Id con vuestra agudeza, contra esto,

Reforzad los débiles lazos,
traed confianza a las algas y tentáculos del alma.

Id cordialmente,
Id con un discurso abierto.

Estad impacientes por encontrar nuevos males y bienes.
oponeos a todas las formas de opresión.

Id a quienes la madurez ha encallecido ,
A los desencantados
Id a los adolescentes asfixiados por la familia

¡Oh, qué repugnante resulta
ver tres generaciones habitando una misma casa!
Es como un árbol añoso con brotes
y con algunas ramas podridas y cayéndose.

Salid y desafiad la opinión,
Id contra ese verdor esclavo de la sangre.

Id contra todas las clases de manos muertas.

Aquí puedes leer más poemas del autor.

Cuéntenles a sus hijos quién es Marcos Ana

Eu non teño fillos nin fillas, pero si alumnos e alumnas. A eles a elas  quero contarlles quen foi Marcos Ana, en palabras de Isaac Rosa:

Cuéntenles a sus hijas e hijos quién es Marcos Ana. Porque de lo contrario, salvo que hayan tenido la suerte de conocerlo en alguna de sus visitas a colegios e institutos, es probable que no sepan quién es. Pese a algunos homenajes y reconocimientos recientes, este jueves eran muchos los que buscaban en Google quién es ese tal Marcos Ana. Y esa ignorancia da la medida de los agujeros que sigue teniendo la memoria colectiva de este país, sobre todo con los antifascistas, y más con los comunistas.

Y si sus hijos no saben quién es Marcos Ana, quizás tampoco sepan que hace ochenta años hubo mujeres y hombres que lucharon contra el fascismo, algunos casi niños, como él. Y que decenas de miles fueron condenados a muerte, fusilados, pasados a garrote. A punto estuvo Ana, condenado a muerte dos veces. Quizás sus hijos han oído algo de la dictadura, pero no conocen cómo eran las durísimas cárceles de la posguerra, donde Marcos Ana se dejó 23 años. Porlier, Ocaña, Burgos. Repítanles la cifra a sus hijos: 23 años. Toda la juventud, entrar adolescente y salir adulto.

Ler máis

15181410_10154123133443581_910482215902366297_n-1

Imaxe extraída de aquí

Deixou un exemplo de honestidade, de dignidade (que pouco valoradas estas virtudes no século que vivimos!), de compromiso coa liberdade e a igualdade , e unha chea de poemas que puxeron voz aos  homes e mulleres presos nas cadeas das prisións franquistas, aos perdedores, aos máis humildes, e a aqueles/as que, coma el, foron árbores a pesar do deserto que viviron e pisaron.

Marcos Ana, grazas por contármonos como é unha árbore e grazas pola arma que nos deixaches, coma a de Celaya, cargada de futuro: a palabra e o exemplo, camiño perenne.

Hablaré por vosotros.
Excavaré con mi palabra hasta encontraros
en las sangrantes raíces sumergidas
de vuestros corazones enterrados.

Hablaré por vosotros.
Reconstruiré la voz de vuestros labios,
su semilla final, la de aquel grito
constelado de estrellas y balazos.

Hablaré por vosotros.
Y extenderé el secreto que os dejaron
en la oquedad terrible de los ojos
la voz estremecida de los astros.

Hablaré por vosotros.
Jamás olvidaré aquellas madrugadas,
los últimos abrazos, las gargantas
de vuestra dignidad amordazadas.

Marcos Ana,  Poemas de la prisión y la vida

E grazas, Mon, por presentarmo e agasallarme con ese Decidme cómo es un árbol que tanto me impresionou. E por traerme este enlace:

La tierra giró para encontrarnos

En la película 21 gramos, del mexicano Alejandro González IñárrituSean Penn recita a Naomi Watts estos  versos:

Son los tres primeros versos de este hermosísimo poema (al igual que la peli) de Eugenio Montejo.

La tierra giró para acercarnos,

giró sobre sí misma y en nosotros,

hasta juntarnos por fin en este sueño,

como fue escrito en el Simposio.

Pasaron noches, nieves y solsticios;

pasó el tiempo en minutos y milenios.

Una carreta que iba para Nínive

llegó a Nebraska.

Un gallo cantó lejos del mundo,

en la previda a menos mil de nuestros padres.

La tierra giró musicalmente

llevándonos a bordo;

no cesó de girar un solo instante,

como si tanto amor, tanto milagro

sólo fuera un adagio hace mucho ya escrito

entre las partituras del Simposio.

En esta página puedes leer muchos poemas del autor.

Vendrá la muerte y tendrá tus ojos

Es un verso que aparece en una canción de Andrés Calamaro:

que le “robó” a Cesare Pavese. Aquí esta el poema donde aparece el verso:

Vendrá la muerte y tendrá tus ojos
esta muerte que nos acompaña
desde el alba a la noche, insomne,
sorda, como un viejo remordimiento
o un absurdo defecto. Tus ojos
serán una palabra inútil,
un grito callado, un silencio.
Así los ves cada mañana
cuando sola te inclinas
ante el espejo. Oh, amada esperanza,
aquel día sabremos, también,
que eres la vida y eres la nada.

Para todos tiene la muerte una mirada.
Vendrá la muerte y tendrá tus ojos.
Será como dejar un vicio,
como ver en el espejo
asomar un rostro muerto,
como escuchar un labio ya cerrado.
Mudos, descenderemos al abismo.

El escritor italiano Cesare Pavese

Es Pavese (1908-1950) un poeta y novelista italiano, cuya obra poética se caracteriza por la narratividad y el compromiso político. Destacan los títulos Trabajr cansa y Vendrá la muerte y tendrá tus ojos. He encontrado este artículo titulado “Cesare Pavese, el oficio de sufrir” (de donde he tomado la imagen), que refleja muy bien cómo fue su vida y su literatura. Algunos poemas suyos puedes leerlos aquí.

Hay un pájaro azul en mi corazón

Sí, había un pájaro azul en el corazón de Charles Bukowski que quería salir. Y lo hizo, con su poesía, llena de alcohol, de gatos, de cerveza, de bibliotecas quemadas, de desencanto, de noches sin dormir, de tabaco, de caballos, de mujeres, de sexo, de amor, de rock…

Charles Bukowski, uno de los escritores estadounidenses más populares del siglo XX. Sus libros de cuentos, novelas y poemas son conocidos internacionalmente por su particular visión de la realidad y por su lenguaje directo y original.

(Procedencia de la imagen. Si clicas aquí puedes leer algunos de sus versos

En los años 50 surgió en EEUU la Generación beat, un grupo de escritores cuyo rasgo principal es el rechazo de los valores establecidos. Estos autores abordaron temas como la libertad sexual, el consumo de drogas o en interés por otras culturas, especialmente, la oriental. Su influencia se manifiesta en los movimientos contraculturales posteriores, como el movimiento hippie. Entre los poetas de esta generación destacan:

Allen Ginsberg (1926-1997) con su poema “Aullido”, emblema de la generación. Es un texto compuesto por varios versos de contenido irreverente y transgresor. Fue prohibido por obsceno.

Charles Bukowski (1920-1994) Es un escritor prolífico, marginal, solitario y alcohólico. Su estilo es contestatario y rebelde; su tono, íntimo y desencantado. En sus versos esboza paisajes urbanos y cotidianos en los que está presente la marginalidad, la mordacidad y la ironía. Combina términos vulgares con imágenes de gran delicadeza poética. Algunas de sus obras más destacadas son: Arder en el agua, ahogarse en el fuego, El amor es un perro del infierno o Madrigales de la pensión. Esta es una página muy,muy intersante sobre la obra bukowskiana. En ella puedes encontrar muchos textos del autor.

Con respecto a la narrativa bukowskina, esta conecta con el  Realismo sucio norteamericano (Dirty realism) es el nombre que recibe un grupo de autores que, con un estilo seco y directo, narra las rutinas, decepciones y miserias cotidianas de personajes corrientes, reflejando el reverso del sueño americano. Dentro de esta corriente sobresale la obra de  Bukowski cuyas novelas están protagonizadas por Henry Chinaski, álter ego del autor, solitario y alcohólico que  relata descarnadamente sus sórdidas aventuras sexuales . La senda del perdedor presenta semejanzas con otro clásico de la literatura de la época El guardián entre el centeno, de J. D. Salinger, cuyo protagonista, Holden Cauldfield, es el prototipo del adolescente inadaptado. Pero quizás la más conocida es su obra Factotum. Fue adaptado en una película del mismo nombre protagonizada por Matt Dillon en 2005.

En ella aparece la definición de poema, según Bukowski:

Aquí se narran, a modo de documental, los últimos años de su vida:

Finalmente, un poema de amor recitado por HdeAda

… Y la abeja de Sylvia Plath

En una entrada anterior hablábamos de la abeja de Emily Dickinson; pues bien, la abeja que nos visita hoy llega en este poema de Sylvia Plath:

El día de tu muerte me sumí en la tierra,
en el oscuro refugio donde las abejas,
a rayas oro y negras, aguantan el temporal
como piedras hieráticas y el terreno es firme.
Fue bueno hibernar esos veinte años:
como si nunca hubieras existido, como si hubiera llegado
al mundo engendrada por Dios en el vientre de mi madre:
su amplio lecho portaba el estigma de lo divino.
Nada tenía que ver con la culpa ni con nada
cuando me acurruqué bajo el corazón de mi madre.

Diminuta cual muñeca con mi vestido de inocencia,
al dormir soñaba tu epopeya, imagen a imagen.
Nadie moría o envejecía en aquel tiempo.
Todo sucedía entre una perenne blancura.
El día que desperté, desperté en Churchyard Hill.
Hallé tu nombre, hallé tus huesos y demás
consignados en una angosta necrópolis
y tu lápida jaspeada inclinada junto a una valla. (…)”

Puedes leer aquí el poema completo.

Como una más de sus abejas, cuando murió su padre (su señor, su rey, su dios) Sylvia se hizo una habitación oscura bajo tierra. Aletargada, esperaba, para sacudirse el sopor y volver al mundo, ¿qué? No habría otra primavera. Su padre no iba a regresar. La hija del apicultor se refugiaría en la poesía, como las abejas en las flores. Junto con Anne Sexton, Plath es reconocida como uno de los principales cultivadoras del género de la poesía confesional iniciado por Robert Lowell y W. D. Snodgrass.

Nacida en Boston en 1932, publicó su primer poema a los ocho años. En 1956 se casó con el poeta inglés Ted Hughes, con quien se trasladó a Inglaterra en 1959; allí publicó su primer poemario: El coloso. Es autora de poemas de fuerte carga autoboigráfica, en los que reflejó sun angustia y su atormentada personalidad, que la conducirían al suicidio  en 1963. Después de su muerte se publicaría póstumamente Ariel.

Aquí puedes leer textos de la autora. A continuación tienes  la película basada en su vida: Sylvia, dirigida por Christine Jeffs en 2003.