El taller de escritor (III)

 Las novelas realistas están protagonizados por personajes cotidianos y antiheroicos. Es habitual que experimenten algún tipo de tensión con el medio en el que viven, como la lucha por la subsistencia o contra las normas sociales impuestas.  En algunos casos, el protagonista presenta un carácter soñador, romántico e idealista que le empuja a proponerse ambiciosas empresas o le arrastra a vivir grandes pasiones, tras las que termina destruido y solo. Es el caso de Emma Bovary, Ana Ozores o Anna Karenina:

Resultado de imagen de madame bovary“(…) Desde la primera escena entusiasmó al público. Estrechaba a Lucía entre sus brazos, la dejaba, volvía a estrecharla, parecía desesperado: tenía arrebatos de cólera, después estertores elegíacos de una dulzura infinita, y de su garganta al aire se escapaban las notas llenas de sollozos y de besos. Emma se inclinaba para verlo arañando con sus uñas el terciopelo de su palco. Se llenaba el corazón con aquellas lamentaciones melodiosas que se arrastraban en el acompañamiento de los contrabajos, como gritos de náufragos en el tumulto de una tempestad. Reconocía todas las embriagueces y todas las angustias de las que había estado a punto de morir. La voz de la cantante no le parecía sino el eco de su conciencia, y aquella ilusión que le encantaba, algo incluso de su propia vida. Pero nadie en el mundo la había amado con un amor semejante. Él no lloraba como Edgar la última noche, a la luz de la luna, cuando se decían: «Hasta mañana; hasta mañana…» La sala reventaba con los bravos; repitieron la strette[1]entera. Los enamorados hablaban de las flores de su tumba, de juramentos, de exilio, de fatalidad, de esperanzas, y cuando se dijeron el adiós final, Emma lanzó un grito agudo que se confundió con la vibración de los últimos acordes

-¿Por qué -preguntó Bovary- ese señor está persiguiéndola?

-Que no -respondió ella-; es su amante. (…)”

Gustave Flaubert. Madame Bovary. Trad. Germán Palacios

Madame Bovary es la obra cumbre de Gustave Flaubert. La protagonista, Emma, es una mujer casada con un médico rural, Charles Bovary, que languidece en un matrimonio rutinario y asfixiante. Intoxicada por el veneno de la lectura de novelas sentimentales, que hacen crecer en ella ilusiones románticas, anhela una vida diferente y sentir la pasión que la redima de su vacío existencial. Tiene dos amantes, Rodolphe y Leon, que la abandonarán, circunstancia que la lleva al suicidio.

La historia de Emma se llevó al cine en varias ocasiones. Aquí queda el trailer de la última adaptación dirigida por Anne Fontaine:

Flaubert también escribió novelas históricas como Salambó, relatos como “Las tentaciones de San Antonio” y novelas realistas como Bouvard , Pécuchet  y La educación sentimental  (relata la pasión no consumada entre Frédéric Moreau y una mujer casada).Su estilo es cuidado y minucioso y antepone la calidad de la prosa y la precisión de las descripciones a la complejidad de los argumentos, lo que le llevó a corregir y reescribir frecuentemente sus escritos. También se observa en sus novelas un gran desarrollo psicológico de los personajes.

Otro personaje femenino que padece la melencolía, soñadora y triste es Anita Ozores, la Regenta. En este fragmento se atisba esa forma de ser:

Resultado de imagen de la regenta

«Con Octubre muere en Vetusta el buen tiempo. Al mediar noviembre suele lucir el sol una semana, pero como si fuera ya otro sol, que tiene prisa y hace sus visitas de despedida preocupado con los preparativos del viaje del invierno. Puede decirse que es una ironía de buen tiempo lo que se llama elveranillo de San Martín. Los vetustenses no se fían de aquellos halagos de luz y calor y se abrigan y buscan su manera peculiar de pasar la vida a nado durante la estación odiosa que se prolonga hasta fines de Abril próximamente. Son anfibios que se preparan a vivir debajo de agua la temporada que su destino les condena a este elemento. Unos protestan todos los años haciéndose de nuevas y diciendo: «¡Pero ve usted qué tiempo!» Otros, más filósofos, se consuelan pensando que a las muchas lluvias se debe la fertilidad y hermosura del suelo. «O el cielo o el suelo, todo no puede ser».

Ana Ozores no era de los que se resignaban. Todos los años, al oír las campanas doblar tristemente el día de los Santos, por la tarde, sentía una angustia nerviosa que encontraba pábulo en los objetos exteriores, y sobre todo en la perspectiva ideal de un invierno, de otro invierno húmedo, monótono, interminable, que empezaba con el clamor de aquellos bronces.

Aquel año la tristeza había aparecido a la hora de siempre.

Estaba Ana sola en el comedor. Sobre la mesa quedaban la cafetera de estaño, la taza y la copa en que había tomado café y anís don Víctor, que ya estaba en el Casino jugando al ajedrez. Sobre el platillo de la taza yacía medio puro apagado, cuya ceniza formaba repugnante amasijo impregnado del café frío derramado. Todo esto miraba la Regenta con pena, como si fuesen ruinas de un mundo. La insignificancia de aquellos objetos que contemplaba le partía el alma; se le figuraba que eran símbolo del universo, que era así, ceniza, frialdad, un cigarro abandonado a la mitad por el hastío del fumador. Además, pensaba en el marido incapaz de fumar un puro entero y de querer por entero a una mujer. Ella era también como aquel cigarro, una cosa que no había servido para uno y que ya no podía servir para otro.

La Regenta, Leopoldo Alas Clarín

Anna Karenina, la protagonista de la novela homónima de Tolstoi, es otra mujer adúltera que también tiene que combatir contra una excesiva sensibilidad y una sociedad frívola y materialista que no la comprende.

Como ocurre con las obras anteriores su historia también pasó por la gran pantalla. La última adaptación está hecha por Joe Wright:

La amplia obra de Liev Tolstoi (1828-1910) forma un gigantesco cuadro descriptivo de la realidad y las costumbres rusas. En sus novelas aborda con realismo la situación del hombre frente a una sociedad hostil, y analiza con profundidad el carácter de sus personajes. Sus dos grandes novelas, obras maestras de la literatura universal, son la ya citada Anna Karenina y la monumental Guerra y paz, que es una crónica épica de las campañas de Napoleón en Rusia a través de los avatares de dos familias nobles. Partiendo de este hecho histórico, Tolstoi hace una radiografía social y moral de la Rusia de principios de siglo XIX.

En otras ocasiones aparecen personajes psicológicamente muy problemáticos que sufren grandes conflictos consigo mismo y con el mundo. Es el caso de los protagonistas de Crimen y castigo o de El idiota, de Dostoievski.

Fiodor Dostoievski (1821-1881) lega a la posteridad una magnífica obra literaria de extremado realismo, caracterizada por la hondura de los problemas existenciales que plantea y por la complejidad psicológica de sus torturados personajes, enfrentados a su propia conciencia, al destino, a la vida o a Dios. (El suyo es un realismo psicológico).

Sus primeras novelas, Pobres gentes, Noches blancas, muestran la preocupación del autor por el sufrimiento humano y anticipan la visión compasiva con los desheredados que se muestra plenamente en Humillados y ofendidos y en El doble.

Resultado de imagen de crimen y castigo

Su experiencia en la prisión siberiana se refleja en Recuerdos de la casa de los muertos, y su afición por el juego, en El jugador. Apuntes del subsuelo anuncia ya la complejidad psicológica y argumental de sus obras maestras:

  • En Crimen y castigo el joven Raskolnikov comete un crimen, creyéndose por encima de la moral común, pero no puede soportar sus terribles remordimientos y se entrega
  • El idiota se centra en un bondadoso personaje, el príncipe Mishkin, cuyos dignos principios no le impiden fracasar en su intento de redimir a una mujer por amor.
  • Los hermanos Karamazov es un análisis de la ambigua complejidad del alma humana a través de una familia, con hermanos muy diferentes entre sí, en la que el brutal padre acaba asesinado. En esta novela los personajes se cuestionan temas muy profundos de tipo moral, social y religioso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s