El taller de escritor (I)

Al hilo de este cuadro de CourbertEl taller de pintor

Courbet LAtelier du peintre.jpg

vamos a acercarnos a otro taller, el de los escritores realistas para ver cómo son  las características de las novelas realistas.

Los rasgos que definen la nueva forma de narrar del Realismo se desprenden de la pretensión con exactitud la realidad contemporánea.

  1. La novela realista respeta el principio de verosimilitud: excluye, por tanto, sucesos de tipo sobrenatural y presenta argumentos creíbles, con apariencia de verdad. En muchas ocasiones, y en esto hay que darle la razón a Juan, la novela nos ayuda a ver cómo era la sociedad de la época.

 

Así se observa, a través de las descripciones y los diálogos, la codicia de la burguesía y la falta de sensibilidad de esta ante el sufrimiento de otros sectores de la población. En el siguiente fragmento de Oliver Twist, Charles Dikens relata  el desconcierto que la petición de más comida provoca en los caballeros que rigen el orfanato en el que está internado el protagonista:

“Los miembros de esta junta eran hombres sapientísimos, sagaces y filosóficos; al fijar su atención en el Hospicio, advirtieron al instante lo que las gentes vulgares no hubieran descubierto jamás: ¡que a los pobres les gustaba aquello! (…) Establecieron, pues, la regla de que a todos los pobres se les ofreciese la opción_ ya que no había que obligar a nadie, ni mucho menos_ de morirse de hambre por un procedimiento gradual dentro del establecimiento, o rápidamente fuera de él. A tal fin, contrataron con la empresa distribuidora de aguas un suministro ilimitado de líquido; con un comerciante de cereales, la provisión periódica de pequeñas cantidades de harina de avena, y dieron tres comidas al día de unas gachas claras, más una cebolla dos veces por semana y medio panecillo los domingos. (…) Oliver Twist y sus compañeros sufrían desde hacía semanas la tortura de esa lenta inanición; por último, se hizo tan voraz y desaforada su hambre, que uno de los chiquillos que no estaba acostumbrado a aquello, ya que su padre tuvo una pequeña casa de comidas, anunció secretamente a sus compañeros que, si no le daban otro plato de gachas, tenía miedo de llegar a comerse al niño que dormía junto a él. Tenía la mirada extraviada, hambrienta, y le creyeron sin reserva. Se celebró un consejo, se echó a suertes quién debía acercarse al director después de cenar aquella noche para pedirle más, y le tocó a Oliver Twist. (…)

La Junta se hallaba reunida reunida en cónclave solemne cuando el señor Bumble penetró precipitadamente en la estancia, presa de gran excitación, y dirigiéndose al caballero de la elevada silla, dijo:

_ ¡Señor Limbkins, perdonadame…! ¡Oliver Twist ha pedido más! (…)

_ Ese niño acabará ahorcado_ exclamó el caballero del chaleco blanco_. Estoy completamente convencido de que ese niño acabará en la horca.”

La novela fue llevada al cine en varias ocasiones. Aquí queda el trailer de la versión de  Roman Polanski:

La aparición de la sociedad industrial a finales del s. XVIII dará  lugar a graves desigualdades sociales, a tajantes divisiones sociales, lo que nutre los argumentos de muchas obras. Las de Charles Dickens (1812-1870) muestran  un profundo compromiso con la sociedad nacida de la revolución industrial. Se le considera un autor que simpatiza con los personajes marginales y desfavorecidos, especialmente con los niños que padecen la explotación infantil y la miseria. Otras obras más conocidas destacan  Historia de dos ciudades, Casa desolada y Grandes esperanzas.   Este este es el trailer de la película de esta última:

No podemos olvidar David Copperfield. No sé si recordáis que Juliet citaba, en su carta a Sidnay,  la novela en La sociedad literaria del pastel de piel de patata de Guernsey. 

“(…) Supongo que eso es lo que debía de sentir la gente cuando iban a la puerta de la editorial a buscar la última entrega de David Copperfield en cuanto salía de la imprenta.(…)”
Resultado de imagen de almas muertasLa decadencia de la aristocracia se percibe también en muchas obras realistas. Encontramos un ejemplo de ello en Almas muertas, del escritor ruso Nicolai Gógol:

Tendré que trasladarme a la ciudad ; allí poseo una casita. He de hacerlo pensando en los niños, que necesitarán maestros. Para la doctrina cristiana lo podría encontrar aquí, pero profesores de música y baile no los tiene uno en el campo por ningún dinero.

“No se puede llevar un pedazo de pan a la boca y hace que los niños aprendan baile”, pensó Chichikov. “Es extrañño”, pensó a su vez Platonov.

_ Sin embargo, hay que celebrar de algún modo el trato_ dijo Jlobuev_. ¡Eh, Kiriuska! ¡Trae una botella de champaña!

“No tiene un pedazo de pan, pero sí tiene champaña”, pensó Chichikov. Platonov no supo qué pensar.

Si Jlobuev había comprado champaña era porque se había visto obligado a hacerlo. Envió a la ciudad a compra alguna bebida, pero en la tienda no le fiaban. ¿Qué hacer si sentía sed? Un francés, recientemente llegado de San Petersburgo con vinos, abría crédito a todo el mundo. No le quedó otro remedio que compara el champaña. (…)”

Por otro lado, la Revolución industrial trae como consecuencia el desarrollo del mundo occidental, el enriquecimiento de la clase burguesa e la aparición del proletariado, que vive en unas pésimas condiciones laborales. Emile Zola en su novela Germinal denuncia la miseria del proletariado, en concreto la de unos trabajadores de las minas belgas que acabará desembocando en una huelga:

Resultado de imagen de germinal libro“(…) Cuando se lo hubo llevado al fondo de la cantera, le señaló una grieta que se veía en la hulla. Escapábase de allí un ruido parecido al que hace el agua cuando rompe a hervir, semejante también al silbido de un pájaro.

-Pon ahí la mano. ¿Sientes el aire?… Pues es el grisú.

Esteban quedó sorprendido. ¿No era más que aquello esa cosa terrible y misteriosa que producía hundimientos y voladuras? Catalina se reía, añadiendo que aquella mañana debía haber mucho, cuando tan azuladas estaban las luces.

-¡A ver si acabáis de charlar, holgazanes! -gritó la voz ruda de Maheu.

Catalina y Esteban se apresuraron a cargar las carretillas y a empujarlas hasta el plano inclinado, arrastrándose a gatas por el estrecho corredor. Al segundo viaje, estaban inundados de sudor, y les crujían los huesos como antes.

En la cantera, los obreros habían empezado a trabajar también. A menudo almorzaban deprisa para no enfriarse demasiado, y aquellas tostadas que se comían, lejos de la luz del sol, con silenciosa voracidad, les pesaban en el estómago como si fueran de plomo. Tendidos de costado, golpeaban con más ahínco, sin más idea que la de ganar un buen jornal, puesto que trabajaban a destajo. Todo desaparecía ante aquel furor de un salario disputado tan rudamente. Dejaban de sentir el agua que les calaba los huesos, los calambres producidos por las posturas violentas, y la oscuridad abrumadora de aquellos lugares, donde crecían enclenques y descoloridos como plantas encerradas en una cueva. Pero, a medida que avanzaba el día, el aire se emponzoñaba más y más, se cargaba de humo de las linternas, de la pestilencia del aliento y de la asfixia del grisú, que les cerraba los ojos como telas de araña, y que sólo había de barrer el aire libre de la noche cuando salieran de allí. Y ellos, en el fondo de aquella galería, bajo el peso de la tierra, a semejante profundidad, sin poder casi respirar, seguían trabaja que trabaja con los picos, para arrancar un poco más de carbón a las entrañas de la tierra.

En este fragmento de la película se refleja cómo vive el proletariado:

Como sabes, Émile Zola es el padre del Naturalismo. Además de Germinal ha escrito  Nana (biografía de una estrella del vodevil que ve en la prostitución su único medio de vida), La taberna (refleja el desastroso efecto que ejerce el alcohol sobre las clases trabajadoras)  y la saga familiar Les Rougon_ Macquart, formada por veinte novelas.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s