Cousas así soio pasan nos grandes amores

“(…) La reina estaba en  su cámara. El rey, dormido, la tenía en sus brazos. De repente escuchó un canto suave y triste como el del ruiseñor que se despide al terminar el verano. La reina reconoció a su amigo que en el Morois imitaba el canto del ruiseñor, del papagayo, de la oropéndola y de todos los pájaros del bosque. “Es Tristán- pensaba_, que viene a darme su último adiós”. Allí afuera, la melodía dulce y lastimera se hacía más vibrante. “Es Tristán que aguarda fuera, en medio de la oscuridad y del frío”. ¿Cómo podría no acudir?

Suavemente se desliza de los brazos del rey. Sobre su camisa echa un manto de peñas grises. (…) Tristán salió a su encuentro y la abrazó en silencio. Como cosidos por lazos invisibles permanecieron unidos hasta el alba. Durante gran parte de la noche, a despecho del rey de los vigías, se entregaron al amor y al placer.(…)”

Fragmento de la obra Tristán e Iseo, ed. A.Yllera

El romance de Tristán e Iseo (o Isolda) es, sin duda, uno de los más trágicos y populares de la Edad Media; se basa en una antigua leyenda celta y encontramos diferentes versiones de la obra en toda Europa   El argumento de la historia es el que sigue: el joven caballero Tristán es el encargado de ir a buscar a Irlanda a Iseo, con la que su tío, el rey Marco de Cornualles debe casarse. Durante la travesía en barco de regreso a Inglaterra, Tristán e Iseo, beben por error, un filtro cuyo fin era asegurar amor eterno entre la prometida Iseo y el rey Marco. Incapaces de escapar a este funesto amor, los amantes se ven obligados a separarse. Herido de muerte, Tristán hace llamar a Iseo para verla por última vez. Sin embargo, una tempestad impide a Iseo llegar a tiempo y muere de pena junto al cuerpo de su amado.

Tristan e Isolda representados por el pintor Herbert Draper (1863–1920)

 Salvador Dalí los vio así:

Resultado de imagen de tristán e iseo

En esta página puedes ver cómo son vistos Tristán e Iseo por otros pintores a lo largo de la historia.

El idilio de ambos  también será inspiración para una hermosa ópera compuesta por Wagner:

Preludio y muerte de amor, Orquesta Joven de la Sinfónica de Galicia

Además, la historia fue llevada al cine:

 Álvaro Cunqueiro, que, como hemos visto, conocía bien la materia de Bretaña y las leyendas celtas, tampoco pudo resistirse a la historia de los amantes:

Resultado de imagen de tristán e isolda

Este Tristán do que conto nunca soubo por qué lle puxeran ese nome no sacramento do bautismo, nin coñecía a ninguén que se chamase coma el.
Un tío seu que traballaba como camareiro nun restaurante moi famoso de Lisboa, dicíalle que en Portugal coñecía a dous ou tres cabaleiros dese nome, e que todos eles eran moi ricos. Tristán foi cumprir o servizo militar a León, e alí un día, nun quiosco, mercou por dous reás “La verdadera historia de los amantes Tristán e Isolda”, cos namorados moi abrazados na portada do folletín. Ao fin ía saber quén fora aquel Tristán cuxo nome levaba. Cando chegou ao final da historia, coa morte de ambos namorados, Tristán García verteu unhas bágoas. E dende aquela deu en matinar que andando el polo mundo atopaba a unha muller chamada Isolda, e gustábanse, e facíanse noivos, e casaban, e vivían moi felices en Viana do Bolo, de onde Tristán era natural A todos os seus compañeiros do Rexemento de Burgos 38, preguntáballes se por un casual habería no seu pobo unha rapaza que se chamase Isolda. Nona había. Había algunha Isolina solta, pro Isolina non era o mesmo que Isolda. Tristán doíase de non dar con esa Isolda, porque se non a atopaba agora en León, onda había tanta familia, nona ía atopar en Viana do Bolo, traballando na terra. Un día mandouno chamar un sarxento chamado Recuero.
-Ti es ese que andas coa teima de atopar unha muller que se chame Isolda?
-Si señor.
-Pois en Venta de Baños hai unha viúda con ese nome.
-Nova ou vella?
-Qué sei eu! Coido que é churreira.
Tanto tiña metido no seu maxín o noso Tristán a novela famosa, que non puido dubidar de que aquela Isolda de Venta de Baños fose nova e fermosa. En todo caso, se era vella, tería unha filla ou unha sobriña que seguise no nome, e si era churreira como ela podía seguir co negocio en Ourense ou en Viana, onde xa era hora que deran nos bares chocolate con churros. Tivo Tristán un permiso, e cos vinte pesos que tiña aforrados tomou en León o tren para Venta de Baños. Xa naquel empalme preguntou pola churrería da Isolda. Estaba a churrería preto da estación. E a señora Isolda era aquela que estaba envolvéndolle uns churros a un señor cura. Era unha velliña de cabelo branco, fermosos ollos negros, a pel tersa, as mans moi graciosas pondo os churros no papel de estraza e esparexendo o azucre por derriba deles. Tristán dubidou entre falarlle ou non, pero xa levaba gastadas corenta e sete pesetas no billete de ida e volta.
-Bo día! Vostede é a señora Isolda?
-Servidora!, respondeulle a velliña, sorríndolle.
-É que eu son Tristán e viña a coñecela!
A velliña pechou os ollos, e agarrouse ao mostrador para non caer. Bágoas rodaban polas súas meixelas.
-Tristán! Tristán querido!, puido dicir ao fin. Toda a miña mocidade agardando a coñecer un mozo que se chamase Tristán! E como non viña, casei cun tal Ismael, que era de Madrid!
Tristán saudou militarmente, e despacio volveuse á estación a agardar o primeiro tren para León. Cando este chegou e Tristán subía ao vagón de terceira, apareceu a señora Isolda, con un paquete de churros. Doullo a Tristán e bicoulle a man. Non se dixeron nada.
Cousas así soio pasan nos grandes amores.

 

 Os outros feirantes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s