Cuéntenles a sus hijos quién es Marcos Ana

Eu non teño fillos nin fillas, pero si alumnos e alumnas. A eles a elas  quero contarlles quen foi Marcos Ana, en palabras de Isaac Rosa:

Cuéntenles a sus hijas e hijos quién es Marcos Ana. Porque de lo contrario, salvo que hayan tenido la suerte de conocerlo en alguna de sus visitas a colegios e institutos, es probable que no sepan quién es. Pese a algunos homenajes y reconocimientos recientes, este jueves eran muchos los que buscaban en Google quién es ese tal Marcos Ana. Y esa ignorancia da la medida de los agujeros que sigue teniendo la memoria colectiva de este país, sobre todo con los antifascistas, y más con los comunistas.

Y si sus hijos no saben quién es Marcos Ana, quizás tampoco sepan que hace ochenta años hubo mujeres y hombres que lucharon contra el fascismo, algunos casi niños, como él. Y que decenas de miles fueron condenados a muerte, fusilados, pasados a garrote. A punto estuvo Ana, condenado a muerte dos veces. Quizás sus hijos han oído algo de la dictadura, pero no conocen cómo eran las durísimas cárceles de la posguerra, donde Marcos Ana se dejó 23 años. Porlier, Ocaña, Burgos. Repítanles la cifra a sus hijos: 23 años. Toda la juventud, entrar adolescente y salir adulto.

Ler máis

15181410_10154123133443581_910482215902366297_n-1

Imaxe extraída de aquí

Deixou un exemplo de honestidade, de dignidade (que pouco valoradas estas virtudes no século que vivimos!), de compromiso coa liberdade e a igualdade , e unha chea de poemas que puxeron voz aos  homes e mulleres presos nas cadeas das prisións franquistas, aos perdedores, aos máis humildes, e a aqueles/as que, coma el, foron árbores a pesar do deserto que viviron e pisaron.

Marcos Ana, grazas por contármonos como é unha árbore e grazas pola arma que nos deixaches, coma a de Celaya, cargada de futuro: a palabra e o exemplo, camiño perenne.

Hablaré por vosotros.
Excavaré con mi palabra hasta encontraros
en las sangrantes raíces sumergidas
de vuestros corazones enterrados.

Hablaré por vosotros.
Reconstruiré la voz de vuestros labios,
su semilla final, la de aquel grito
constelado de estrellas y balazos.

Hablaré por vosotros.
Y extenderé el secreto que os dejaron
en la oquedad terrible de los ojos
la voz estremecida de los astros.

Hablaré por vosotros.
Jamás olvidaré aquellas madrugadas,
los últimos abrazos, las gargantas
de vuestra dignidad amordazadas.

Marcos Ana,  Poemas de la prisión y la vida

E grazas, Mon, por presentarmo e agasallarme con ese Decidme cómo es un árbol que tanto me impresionou. E por traerme este enlace:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s