Gregor, ¿sigues ahí? (Parte IV)

¡Claro que sigue aquí! Estas son vuestras transformaciones inspiradas en la de Kafka:

(Imagen extraída de aquí)

Aquela era unha noite de xaneiro coma outra calquera. Ao igual que todos as xornadas, o caos que durante o día reinaba na cidade quedaba reducido a unha calma que semellaba inquebrantable: o tráfico era cada vez menos fluído, o silencio case lograba substituír ao tan molesto pero inevitable ruído e a urbe, invadida pola tranquilidade, íase sumindo pouco a pouco nun profundo sono.

Mais esta quietude non se estendía de forma homoxénea xa que, no edificio onde Lucía e Roi vivían dende uns meses atrás (como en moitos outros), a paz era interrompida polos berros da rapaza, que, como cada día, tremía ao ver que a súa parella a ameazaba coa man en alto sen ningún pretexto.

Á mínima oportunidade, ela saíu correndo para atopar refuxio no cuarto de baño e pechou a porta con chave mentres as bágoas se precipitaban dende os seus ollos ata o seu queixo como unha bátega. Viuse no espello e observou dúas mazaduras, unha na meixela dereita, onde lle pegara de forma estoica coa man aberta, e outra no pescozo, por onde a tivera présa obrigándoa a escoitar os numerosos insultos que degradaban a súa condición de ser humano. Sabía que dificilmente as podería ocultar con maquillaxe e pensaba no irónico que era recibir agora golpes onde el antes a bicaba. A pesar de todas as feridas, o sufrimento físico seguía sendo un grao de area e o psicolóxico un deserto enteiro.

Inexplicablemente, este feito xa era tan común na vida de ambos que semellaba unha tradición. Os seus veciños eran conscientes do que ocorría cada día naqueles metros cadrados pero, ao mesmo tempo, eran tan cobardes que, cada vez que comezaban os gritos, limitábanse a esperar que cesasen agochando as orellas coas mans mentres se laiaban por Lucía, sen decatarse de que calando xa se converteran en cómplices da súa dor.

Canso e farto de bater na porta, Roi abandonou toda a esperanza de que a súa moza volvese aparecer tras a porta perdoándoo por ter perdido os nervios. Seguía escoitándoa chorar pero o seu carácter orgulloso non lle permitía desculparse así que, como último acto egoísta da xornada, decidiu deitarse na cama e deixar que o sono o vencese sen remordemento algún.

De repente, no medio da noite espertou angustiado sen saber certamente se seguía ou non soñando. Notaba a face danada e sentía como se levase posto un colar que lle provocaba unha intensa dor ó redor de todo o pescozo. Supuxo que serían efectos colaterais inevitables do traballo e seguiu durmindo. Cando acordou de novo, xirouse cara a súa esquerda pero non viu as costas de Lucía iluminadas polos primeiros raios do sol, tal como el esperaba. No seu lugar só había frío, nada máis.

Comezou a pensar no que sucedera na noite anterior mais nunca sen chegar a comprender totalmente a Lucía. De feito, non era a súa ausencia o que o alarmaba, senón o feito de non atopar esa mañá o almorzo preparado enriba da mesa da cociña.

Namentres, notaba o seu corpo estraño pero non podía dicir por que dende a profundidade da súa cama. Cos ollos aínda medio pechados, ergueuse e dirixiuse cara a porta do roupeiro, onde estaba pendurado un espello de corpo enteiro. Cando se reflexou nel non podía crer a imaxe que este lle devolvía:

Nada na súa persoa permanecía igual que sempre. Os peitos e o seu novo sexo eran a evidencia máis clara para poder afirmar, sen precisar de estudos de anatomía humana, que a súa mente estaba encerrada nun corpo de muller. Pero ademais, a súa barba disipárase ao igual que o resto do pelo corporal; as súas costas e o seu pescozo volvéranse máis finos, ó contrario das cadeiras, e este último xa non conservaba o vulto formado pola noz. Por outra parte, as mans coas que exploraba a súa nova fisionomía lucían máis suaves e un verniz vermello escuro cubría o que antes eran unhas uñas extremadamente roídas.

Pero o que máis lle  impresionou a Roi da súa metamorfose non foi o feito de terse convertido nunha muller, senón converterse en Lucía. Levaba o seu cabelo longo e roxo recollido nunha trenza como as que adoitaba facer ela para estar na casa e mesmo locía uns pendentes que el lle regalara tras unha das súas discusións máis fortes.

De súpeto, alguén irrompeu pola porta cortando en seco os seus pensamentos. Era a primeira vez que podía verse a si mesmo por completo sen necesidade dun espello ou dunha fotografía. O seu antigo ser avanzaba cara el con xesto ameazante e, de forma violenta, agarrouno polo pescozo xa ennegrecido do día anterior. Ao mesmo tempo levantou a outra man á altura das súas meixelas e non precisamente con intención de acariñarllas.

Foi nese mesmo instante, baixo o poder da forza e da violencia, cando por fin comprendeu que o único que os mantiña xuntos non era o amor, senón a dependencia de Lucía respecto a el. Ademais, a pesar de que en realidade xa o sabía, caeu na conta de que non só tiña perdido a súa condición de home, senón de persoa dende o primeiro momento no que se aproveitou da súa precaria situación económica para conseguir o que quería, sen importar onde, cando ou como.

Agora entendía o que supoñía ser un maltratador. Agora entendía que ela levaba moito tempo sendo forte. Pero agora, era demasiado tarde.

Sara Cruces

Una capa de sudor cubre mi frente, mis manos se transforman en garras y mi boca se abre de un solo movimiento. Grito con todas mis fuerzas porque el dolor es horrible. Mi vista se vuelve borrosa, pierdo el control de mi cuerpo y grito sin control.
Me hallo agonizante, recluida en la esquina de una celda, en posición fetal y cubriendo mi cabeza con mis largas uñas. Convulsiono al compás de cada espasmo, estiro el brazo y trato de alcanzar las gruesas rejas que protegen mi cárcel, sin embargo no lo logro. Grito por ayuda con desesperación, angustia e ira.
Siento mucho miedo, es más estoy horrorizada porque dentro de unos minutos dejaré de ser humana. Me convertiré en el peor de los monstruos, en una criatura salvaje, abominable y deseosa de probar carne fresca.
Solo de pensar en lo que anhelaré comer se me revuelve el estómago y me dan arcadas que amenazan con devolver la comida que acabo de comer. No quiero ser un engendro, un ser deforme, un esperpento al que todos temerán.
La garganta me arde, me pica sin cesar y me produce una tos extraña. Observo una gota de sangre deslizarse sobre el suelo con rapidez. Mis ojos se agrandan con miedo, mi corazón late vertiginoso, mi respiración es irregular y mi pulso se ha disparado de una manera anormal. Intento incorporarme para ver la herida que sangra, pero apenas puedo arrastrarme un par de centímetros antes que me derrumbe sin fuerzas en el piso.
Entonces me doy cuenta que el sangre sale de mi boca, asimismo de mis oídos como de mi nariz. Aspiro con brusquedad, pero me es imposible respirar correctamente. Mi cabeza cae y produce un gran ruído al chocar con el cemento. Mi mirada se clava en las rejas, en lo que está en el exterior. Mi visión se nubla poco a poco y lentamente cierro los ojos.
Abro los ojos, levanto la cabeza, me inclino hacia atrás, llevo mis garras al piso y me estiro. Mis patas se retuercen, mis caderas sobresalen, mi vientre tiene una forma cóncava y mis costillas crean un despliegue en mi pecho desnudo. Soy muy delgada, pálida y sucia. No oigo latido alguno que provenga de mi corazón. Ya no soy humana, al contrario soy algo más y quizás peor.
Me pongo en pie de un salto, estudio lo que me rodea y mi vista se pasea por mi celda. Observo cada partícula de polvo y descubro colores que antes no sabía que existían. Una risa macabra brota de mis entrañas mientras me balanceo  y araño las rejas que se encuentran a mi costado.
Disfruto con lo que soy capaz de hacer, por mi fuerza, mi rapidez, mi flexibilidad…
Miro a una persona andando por el pasillo, supongo que es un guardia, me lanzo contra las rejas, me prendo de ellas y las hago pedazos con mis garras. Son tan frágiles que no debo esforzarme en lo más mínimo para destruirlas. Corro hasta mi victima y ataco su cuello. La sangre inunda mi boca al instante, bebo con avidez y me sorprendo al descubrir cuánto me gusta.
Entonces me doy cuenta que no puedo huir de lo que soy, por más que me cause repulsión, ya es demasiado tarde para revertir mi destino.

Jéssica D. da Silva Teixeira

El alba anunciaba el comienzo de un nuevo día. Se podían oír las ramas de los árboles bailar al compás del viento, acompañando la brisa fresca propia de las mañanas de verano. Se podía percibir cómo el canto de los grillos iba cediendo a medida que el cielo se iba aclarando. Si uno se concentraba podría incluso escuchar cómo las ardillas con desesperación roían las nueces y las bellotas que encontraban a su paso.

No obstante, esa mañana había cambiado algo. Aileen abría un ojo con lentitud y al segundo el otro, pestañeando a la par y con ritmo pausado. Cuando aún tumbada ya examinaba con la mirada su alrededor, una multitud de preguntas barrieron su mente: ¿dónde estaba?, ¿qué había sucedido?…

Sin ninguna pista que resolviese sus dudas, decidió incorporarse. Al hacerlo, algo llamó su atención; se hallaba en el suelo de un bosque, un bosque tan luminoso y verde que cegaba al contemplarlo. Se encontraba sola, rodeada de flora y posiblemente fauna, puesto que por algún motivo extraño podía sentir los corazones latir y la respiración acelerada de los animales que la observaban ocultos. Cuando consiguió incorporarse contempló su cuerpo, ahora mucho más bello y exuberante. Este estaba envuelto en un vestido pronunciado y de seda, que tenía un tacto peculiar. A pesar de que esta prenda era larga y cubría sus pies y había un círculo invisible de suelo a su alrededor, Aileen pudo percibir que llevaba puesto una especie de zapatos de tacón bajo que se enredaban en sus ahora largas y esbeltas piernas. En su cabeza lucía una diadema de preciosas flores en dos tonalidades: blanco y verde.

Sin embargo, en el momento en el que la bella Aileen se dispuso a dar el primer paso, perdió el contacto con el suelo y se elevó unos palmos de él. Alarmada, dirigió la mirada hacia su espalda; lo que sus ojos vieron, la conmovió. Tenía dos alas tan grandes como las de un fénix, transparentes como el agua y de un resplandor único. Tal vez fue la conmoción que le produjo dicha imagen o la falta de equilibrio con sus nuevos zapatos lo que provocó que se desmayase. Al hacerlo, golpeó su cabeza contra una piedra saliente. Se durmió, y esta vez profundamente y para siempre.

Alba Ferreira

La tarde noche del 26 de marzo no asemejaba nada especial para Francisco, llegaba del gimnasio de trabajar tren inferior, la parte que le  resultaba más aburrida, y se metía en la ducha con la agradable sensación de haber completado el día con todas sus obligaciones cumplidas .Tras secarse y meterse en el pijama, era la hora de cenar. Hoy le tocaban 200 gramos de pollo a la plancha, una ensalada de atún, un batido de whey protein y 2 yogures desnatados. Esa cena tan completa ya se había convertido para el en algo en algo cotidiano y esencial que necesitaba para sentirse “normal” día a día .Todos los días Francisco cenaba solo ya que sus padres y su hermana se encontraban viendo la tele después de cenar. Ya les había pedido varias veces que le esperaran para cenar en familia pero siempre contestaba su padre de forma negativa ya que llegaba cansado de la fábrica .Al acabar de cenar, dio las buenas noches a su familia y se fue a dormir. A  las 5 de la madrugada  Francisco se despierta de repente, intenta volver a dormirse cambiando la posición de su fornido cuerpo, pero algo extraño se lo impide. Lo vuelve a intentar. Unos chirridos hacen eco y despiertan a sus padres que vienen rápido a ver qué pasa. Al entrar en la habitación su padre se asombra y su madre se desmaya ¿Qué ha pasado? trata de preguntar Francisco con una voz robótica y fría, incomprensible para su padre, que va rápido a tocarle y verificar lo que sus ojos perciben. Francisco tiene a su padre delante, al que ve con una serie de números alrededor que parecen indicar sus medidas,  su nombre y algún antecedente de su juventud completan la información .Inmediatamente, Francisco trata de levantarse y su padre se lo impide mientras saca su teléfono para hacer una llamada. Sigue intentando levantarse haciendo un alarde de fuerza que su padre no logra parar. Se observa el cuerpo lleno de acero y cableado en el espejo. No da crédito a lo que ha pasado.  De repente un hombre le apunta con una especie de pistola. Es Jose el tapicero amigo de su padre. Antes de darse cuenta de lo que pretendía cae al suelo. Cuando se levanta está rodeado de periodistas que se alertan los unos a los otros. Cuando enciende sus ojos, intenta moverse pero está sujeto a algo. Unos ingenieros tratan de explicar lo que ha pasado. También lo hacen dos médicos y el mecánico del pueblo, que le está hurgando en las rodillas. Siente que la angustia le invade cuando el mecánico toca un cable que hace que vuelva a apagarse.
Cuando vuelve a despertarse se encuentra en una jaula rodeado de cientos de cámaras y de personas que pujan por un objeto, 200.000 es la cantidad que ha pagado un coleccionista de O Cerquido de coches de lujo por Francisco. Se vuelve a apagar.
Francisco es trasladado a un salón del motor, donde es expuesto en una habitación de cristal. Sigue en este lugar 67 años después del día de la metamorfosis. No sabe nada de su familia desde aquel día, ni de sus amigos. Ninguno le ha ido a visitar nunca. Un buen día, su exhibición deja de recibir visitas y es vendido al mejor postor. Esta vez a un taller que necesita piezas para reponer los vehículos. Su precio, 300 €.

Antonio Freire Puy

Estatua del escultor Jaroslav Roná en homenaje a Franz Kafka, develada en Praga el 4 de diciembre de 2003

Estatua del escultor Jaroslav Roná en homenaje a Franz Kafka

Esa mañana me desperté extraña, ajena a todo lo que había a mi alrededor. Recordaba el doloroso impacto contra el agua, como si mil cuchillos rompieran y separaran cada parte de mi cuerpo en pedazos. Aquella mañana, sin duda, era diferente.

Desperté sintiéndome libre e indomable, infinita, y con la sensación de que en mi interior se movía algo. Decidí observar detenidamente el lugar del que procedía aquel ‘malestar’. En ese momento vi que mi piel ya no era lo que suponía encontrar, sino que se trataba de una fina capa transparente y cristalina, sin fin alguno, y que dejaba al descubierto todo tipo de fauna marina: tortugas, estrellas, caracolas, peces… Pero el fondo era tan oscuro e indivisible como mi propia alma humana.

Dirigí la mirada hacia arriba y me detuve en el horizonte; el sol comenzaba su larga jornada de trabajo y  a lo lejos se podía divisar una pequeña playa, donde solía pasar mis  interminables tardes de verano observando el mar. Intenté salir del agua, dirigirme hacia allí, pero no sentí mis pies, quizás porque se habían desvanecido, y con ellos  poco a poco el resto de mi cuerpo.

Empezaba a recordar el porqué de mi situación: angustiada y cansada de mi lamentable vida, tomé la decisión de dejarla atrás y lazarme al mar, o mejor dicho, fusionarme con él. Ahora tenía todo lo que anhelaba: libertad , tranquilidad y una infinidad por recorrer.

La soledad en ocasiones puede convertirse en una prisión, por el contrario, en otras, en una liberación.

Iria López

https://i0.wp.com/www.blogmalaga.es/wp-content/uploads/2015/10/La-metamorfosis4.jpg

La metamorfosis hecha danza

RECUERDOS PARA PAPÁ

“¡¡Ring, ring, ring!!” Otra vez suena el despertador a las 8 de la mañana. Estiro mi brazo para pararlo aún con los ojos cerrados, pero entonces me percato de que mi brazo ya no es como lo era la noche anterior cuando me fui a dormir, ahora se trata de una pequeña patita negra y aparentemente frágil. Pero esto no es lo único que ha cambiado. Mi otro brazo también se ha convertido en otra patita, al igual que mis dos piernas. Mi cuerpo, antes esbelto y blanco como la nieve, ahora es negro, dividido en dos partes unidas por otra más estrecha. Siento mi vista cambiada, pues veo todo con demasiado detalle las cosas pequeñas pero borrosas las grandes. Me siento rara, como si no fuera yo misma. Miro hacia abajo y veo cómo las mantas se han ido cayendo a lo largo de la noche porque no podían tapar mi minúsculo cuerpo. Es entonces cuando me veo reflejada en el espejo del armario. Mi reflejo me devuelve la mirada de una diminuta hormiga. Su mirada me transmite miedo e incertidumbre y después de un tiempo observándola caigo en la cuenta de que es mi propio reflejo. Me he convertido en una horrible y diminuta hormiga. Con el asco que me dan y ahora soy una. Me quedo un largo rato observando mi nuevo y nauseabundo reflejo y pienso “¿qué habrá sido de mi larga melena negra, de mis grandes ojos azules y de mis labios rojos como la sangre?” Todo mi ser se ha convertido en una horrible y asquerosa hormiga. Cuanto más lo pienso más asco me doy a mí misma.

En este momento caigo en la cuenta de que como no me levante mi madre vendrá a llamarme. ¿Cómo reaccionará? ¿Se dará cuenta? A medida que pasan los minutos lentamente, todos mis miedos crecen hasta que no puedo quedarme tranquila y quieta en cama y necesito salir de aquí, por lo que decido levantarme y escapar lo más rápido que pueda de aquí. Mi primer impulso es ponerme de pie, pero al momento en que lo consigo me doy cuenta de que mis patas traseras no aguantan el peso de mi cuerpo, así que me caigo. A continuación, decido apoyarme sobre mis cuatro patitas, al igual que las hormigas de verdad. Así, consigo levantarme y comenzar a andar. Mis pequeñas patas se mueven con una agilidad y una rapidez realmente impresionante, aunque a pequeños pasitos. Me subo a la mesilla de noche y empiezo a sortear los numerosos objetos que aquí tengo: unos libros, joyas, cajas, un vaso y mis tan queridos peluches. Cuando por fin consigo llegar al final de la mesilla pienso en saltar para poder llegar al suelo, pero entonces caigo en la cuenta de que probablemente mis delgadas patas no resistirían al impacto. Así que empiezo a pensar como si fuera una verdadera hormiga.

Una de las ilustraciones para La metamorfosis en la edición de Nórdica Libros.

¿Qué haría una en mi lugar? Me viene entonces a la mente la imagen de una hormiga reptando por una pared desafiando a la gravedad, así que decido hacer lo mismo. Me apoyo contra el borde y me dejo caer lentamente con miedo, mis patas se agarran con fuerza a la lisa superficie y pasito a pasito consigo llegar a abajo. En el instante en el que consigo posar mis cuatro patas en el suelo sale de mi boca un largo y profundo suspiro de alivio. Rápidamente me pongo a correr hacia la puerta, pero las numerosas motas de polvo impiden mi avance. Me siento como si corriera por un prado lleno de hierba más alta que yo que no me dejan ver mi destino. Finalmente, tras mucho esfuerzo, consigo llegar a la puerta. Estoy a punto de pasar por debajo de la puerta cuando decido echar un último vistazo a mi cuarto, este particular refugio que me ha salvado y protegido en las numerosas borracheras de mi madre. En la pared de en frente, veo la enorme ventana y, debajo de esta, mi enorme escritorio con muchísimos objetos encima, tantos que desde mi punto de vista no puedo diferenciarlos todos claramente. En la pared de la derecha veo mi tan amada cama y, encima de esta, las estanterías con mis libros favoritos que tanto me han aportado y enseñado. En la otra  está mi enorme armario que nunca llegará a estar lleno, debido a nuestra mala situación económica. Por último, al lado del armario, ve o un largo cuadro con varias fotos mías con mis amigos y mi madre. En medio del cuadro se puede ver un hueco vacío, esperando una foto en la que apareciera mi padre conmigo. De repente, me invade la tristeza más profunda y dolorosa y me vienen a la cabeza lejanos recuerdos en los que yo espero todas las noches delante de la puerta, al igual que un ansioso perro a su dueño, a que ésta se abra y aparezca ese hombre al que un día había llamado papá y que un día se había ido y no aún no había vuelto. De pronto, un sollozo lejano me saca de mi ensoñación y me doy cuenta de que diminutas lágrimas caen de mis ojos, pero con un gesto de cabeza consigo sacármelos y decido ir a ver de dónde viene ese llanto. Cruzo la puerta con un dolor insaciable en mi pequeño pecho y empiezo a cruzar el pasillo. A mitad de camino me paro en seco, pues el misterioso sollozo proviene del baño. Siento que no debería entrar a ver pero la curiosidad puede conmigo y decido entrar en él. Sentada en el baño veo a mi madre totalmente destrozada con la botella de whisky en la mano. Llora desconsoladamente mientras bebe con ansia, como si quisiera ahogarse en alcohol. Me quedo viéndola con pena y recuerdo lo maravillosa que era antes de un hombre al que yo llamaba papá le arruinara la vida y le destrozara el corazón. Tras un tiempo observándola me doy cuenta de que con algunos tragos, traga unas pastillas. Entonces deduzco qué es lo que está intentando. Mi corazón se ve invadido por el dolor y la desolación más fuertes que nadie es capaz de soportar. Mis pequeñas y frágiles patas comienzan a temblar y me desmorono en el frío suelo. Pero ya no siento nada, solo escucho el suave sollozo de mamá que me acuna en mi propio mar de lágrimas. Finalmente, escucho que el llanto se detiene y me imagino que ha llegado el final. Levanto la mirada y veo el cuerpo inerte de mi madre cayéndose hacia mí, como si quisiera abrazarme. No me muevo, no merece la pena. Mi último pensamiento es para papá por haber hecho esto. Solas y juntas como ha sido siempre mi madre y yo soltamos nuestros respectivos últimos suspiros y nos fundimos la una en la otra. Una hormiga y una hermosa mujer destrozadas.

Lara Alonso González

Jael se despertó un 17 de Julio como otro cualquiera en la cama de su habitación, en un apartamento a las afueras de Barcelona. Esto no era decir mucho, ya que, como todos los demás apartamentos, se encontraba en condiciones precarias pese a los constantes intentos de Jael de hacerlo un lugar habitable y agradable al que poder llamar hogar. Pero esto no le importaba, mientras tuviese un lugar en el que trabajar. En esa misma habitación se podía ver su zona de trabajo. No era gran cosa, desde luego. Una mesa de madera de cuatro patas con un papel doblado 6 veces para evitar que se tambaleara, una silla de plástico azul oscuro, y una papelera de plástico de color gris a rebosar de papeles arrugados. Sobre la mesa se encontraba un folio con algunos bocetos de dibujo, bocetos con la estructura de un cómic, y a su lado, una hoja de menor tamaño en la que estaban escritas las acciones de cada viñeta. En la esquina de la mesa había una lámpara cuyo cable daba al único enchufe de la sala y un lapicero con mucho material de trabajo en él. Bolígrafos y subrayadores de diversos colores y tonalidades, lápices de grafito de diferente dureza, una regla de 15 centímetros, algunos lápices de colores (de entre los cuales el azul marino y el violeta estaban especialmente desgastados), una goma de borrar cilíndrica y un portaminas. En la otra esquina de la mesa, descansaba un archivador de color negro decorado con stickers hechos a mano, la mayoría de personajes ficticios.

Página de la vida de Kafka dibujada por Robert Crumb, publicada por La Cúpula.

Página de  Kafka  (publicada por La Cúpula) dibujada por Robert Crumb El libro está escrito por  David Zane Mairowitz. Aquí hay una interesante reseña del mismo.

Sobre aquel pequeño escritorio se encontraba una ventana con vistas al centro de Barcelona. Todos aquellos altos edificios y coloridos carteles contrastaban con la habitación de Jael. Entre los edificios se coló la luz del sol, llegando hasta el apartamento del joven. Esto molestó a su visión, que todavía no se había acostumbrado a la luz. Abriendo los ojos, lo primero que vio fue la bombilla apagada que colgaba de un cable en el techo. Estiró su cuerpo y dio un largo bostezo. Sentía un poco de frío en la mitad superior de su cuerpo. Palpando las sábanas, se dio cuenta de que estaba medio destapado, debido a su costumbre de moverse dormido. Perezosamente se asomó al borde de la cama y echó un vistazo al suelo. En él reposaban su destartalado teléfono móvil, sus zapatillas y un libro bastante grande con el título Doctor Sueño escrito en letras con forma de humo con un marca-páginas por la página 418. Recordó cómo se había acabado durmiendo el día anterior. Su espalda apoyada en la cabecera de la cama con el libro de Stephen King entre sus manos, tan sólo interrumpido por momentos por mensajes de texto que sonaban en su móvil. Recordando esto último, alargó su brazo hasta el teléfono y, todavía con un ojo abierto y otro cerrado lo encendió. Vio en él la fecha y la hora, las 8:24 a.m. Desbloqueó el teléfono, y lo primero que le mostró éste hizo que se le dibujase una tímida sonrisa y que por un momento se olvidase de lo mucho que había tardado en cargar el móvil. Una conversación con una chica cuyo nombre figuraba en la parte de arriba del teléfono junto con un corazón. Los últimos mensajes eran de ella, deseándole buenas noches y cerrando con un “te quiero”. Recordar esas palabras siempre le producía una sensación extraña que no estaba seguro de qué era, pero sabía que le agradaba.

Otra ilustración de Robert Crumb

Ya dejando el móvil en el suelo de nuevo, entre el libro y las zapatillas, se percató de algo. Veía su mano más blanca de lo normal. Se frotó los ojos y la volvió a ver. Cuando su vista se esclareció, pudo ver que ahora su mano estaba cubierta por un blanco y suave pelaje. Evidentemente, esto sorprendió al joven Jael. Siguiendo su brazo desde la muñeca hasta lo que alcanzaba a ver del hombro, descubrió que ese pelaje continuaba por todo su brazo. Y no sólo eso, su torso también estaba cubierto de ese pelaje. No había perdido su forma. Sus manos seguían teniendo ese regalo de la evolución que son los pulgares y su cuerpo todavía mostraba signos de ser saludable y entrenado, igual que antes. “Necesito un espejo” fue lo primero que pensó Jael mientras se destapaba. Poniendo los pies en el suelo, volvió a notar una diferencia. Dirigió la mirada hacia abajo y vio que sus pies habían cambiado más que sus manos. Ahora estos eran similares a los de algún mamífero, cubierto con blanco pelaje al igual que el resto de su cuerpo. La longitud no había cambiado, pero eran más anchos y ahora poseía 3 únicos dedos, más grandes que los que antes tenía. Confuso, Jael llevó su mano derecha a la cabeza, gesto que tenía por costumbre cada vez que no entendía algo y que había realizado más de una vez durante las clases de matemáticas en su instituto. Pero al contrario que en aquellas clases, esta vez ocurrió algo distinto. Su movimiento se vio interrumpido por algo rígido que se encontraba sobre la cabeza, fuera del alcance de la vista de Jael. Ya harto de tanta confusión se levantó y se dirigió al cuarto de baño, para poder ver en el espejo sobre el bidé su aspecto. Lo pudo hacer sin demasiada complicación, ya que su cuerpo, aún con cambios, seguía siendo antropomórfico, lo cual le facilitaba la tarea de moverse. Por fin, pudo ver su aspecto real. La sorpresa fue tal, que por un momento retrocedió y dio con la espalda en la pared, apoyándose en esta, ya que las piernas le temblaban demasiado como para hacerle caso y mantenerle en equilibrio. Su cara era ahora como la de una especia de cabra. Tenía hocico justo en frente de los ojos, dos cuernos (los mismos que antes le habían impedido mover su mano) se cernían sobre su cabeza, y dos largas y peludas orejas caían desde sendos lados de su cara hasta los hombros. Además, su perilla no había desaparecido. Seguía ahí, aunque totalmente blanca. Él en su totalidad estaba cubierto de aquel pelaje. Aquel blanco, suave y confortante pelaje.

Le llevó un rato hacerse a la idea de que su cuerpo era ahora así. Giró su cabeza a los lados mientras miraba al espejo para poder verse mejor, primero a la derecha, luego a la izquierda. Miró su torso, el cual, salvo por el pelaje, seguía asemejándose al original. Intentó verse de espaldas lo que pudo, con miedo a que hubiese algún cambio que no hubiese notado. Nada, tan sólo una pequeña cola peluda, no de más tamaño que su mano, que  intentó mover en un intento exitoso de controlar su nuevo cuerpo.

Sin embargo, la sorpresa de Jael no se debía sólo a su nuevo aspecto, sino a otra razón. Con algo más de calma intentó salir del cuarto de baño. Le tomó dos intentos, ya que la primera  vez sus cuernos golpearon contra la parte superior de la puerta, cosa que no había ocurrido al entrar porque iba con más prisas y el cuerpo algo encorvado. Se acercó a su lugar de trabajo, abrió el archivador decorado con stickers y empezó a pasar hojas. Pasó rápidamente la primera mitad del archivador, llena de trabajos escritos, análisis de historias y algunas suyas propias. Tras esto llegó a una parte donde había varios dibujos, mezclados los bocetos con los aquellos hecho con esfuerzo. Fue ojeando cada folio por ambas carillas, y finalmente, encontró lo que buscaba. Un dibujo de un personaje perteneciente a uno de sus cómics, junto con algunos bocetos del mismo. Bajo el personaje se podía leer su nombre y las palabras Hopes and Dreams , escritas con una caligrafía que nadie diría que pertenecía a Jael. El personaje en cuestión era exacto a la criatura en la que se había convertido Jael, (aunque en dibujo quedaba mejor). Una cabra antropomórfica de corto pelaje blanco y suave, igual que el suyo ahora. En los bocetos siguientes se podían ver algunos breves cómics en los que aparecía el personaje, normalmente acompañado de otros de similar extravagancia.

Aún sin acabar de asimilar lo que había pasado, volvió al espejo para volver a verse. “Oye, pues en realidad, no me sienta tan mal” pensó. Examinando su cuerpo, no le acabó de disgustar. Al fin y al cabo, era la encarnación de su personaje, no parecía precisamente un monstruo. A su parecer, su aspecto había cambiado, pero no había empeorado necesariamente. La mayoría de su cuerpo era igual que antes, salvo por el pelaje, y la cara, lejos de dar un aspecto terrorífico, a él le gustaba bastante. De repente, un pensamiento interrumpió su optimismo. La chica con la que había estado hablando la noche anterior, aquella persona tan importante para él, ¿opinaría lo mismo? Claro quiso pensar que, mientras él se sintiese a gusto, no importaba lo que pensasen los demás, pero ella era una excepción. La excepción. La única persona cuya opinión para él importaba realmente. Pensó en todas las veces que ella le decía “¿Me dejas ver tus dibujos?” mientras él lo intentaba impedir diciendo “Je, je… No te gustarían, son… algo extraños, por así decirlo”. Y era verdad. No le gustaba enseñar sus dibujos o sus cómics, o cualquier cosa que estuviese dentro de aquel archivador a nadie precisamente por esa razón. Sabían que tenía un gusto extraño, y no quería que ella le viese como un bicho raro, por esa razón lo ocultaba. Por primera vez desde hace mucho, tenía miedo, volvía a sentir que se encontraba en un lugar peligroso, que el mundo a su alrededor era un gran trampa. Pero ahora no podía esconderse tan fácilmente. No sabía siquiera si podía cambiar esa transformación. ¡Más importante aún, ni siquiera sabía si él quería cambiarla! ¿Tan perjudicial podía ser su aspecto?

Tras un tiempo dándole vueltas,  decidió que ahora mismo no podía hacer nada. Tenía que seguir adelante con su nueva forma, le gustase a quién le gustase, ya que no sabía cómo volver a su forma original. En ese momento, escuchó una canción de música electrónica que venía desde un lado de la cama. Estaba sonando su móvil, recibiendo la llamada de un amigo suyo. Jael cogió el teléfono y respondió.

-¿Quién és?-preguntó Jael al descolgar.

-Juan- responde del otro lado el mejor amigo de Jael

-¿Qué Juan?

-Juan, two, three, no te fastidia. ¿Quién va a ser si no?

-Vale, ahora sí. Esos chistes son tu tarjeta de presentación tío

-Lo que sea. Oye, ¿no te habrás olvidado de la quedada de hoy no?

-Emm… ¿No?

-Eres un caso. Venga, te estamos esperando

-Vale, estaré ahí en unos minutos.

Hablar con Juan siempre le relaja. Es una persona de confianza y al oírle prácticamente se olvidó de su estado acual. Jael colgó el teléfono y se vistió rápidamente unos pantalones vaqueros rojos, una camiseta negra de manga corta y una pulsera que le regaló uno de sus amigos. Descubrió que no era capaz de ponerse zapatos ya que sus nuevos pies no cabían en ellos, pero decidió ir descalzo. De todos modos, iba igual de cómodo, gracias al pelaje. Respiró hondo, puso la mano en el picaporte y suspiró “Por favor que todo salga bien”.

Anónimo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s